Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconDesde Roma
line break icon

Francisco, Papa “anticlerical”, despierta al gigante dormido de la Iglesia: los laicos

AP

<div id="prtlt"> <p>&nbsp;</p> </div> <div id="summary" style="margin:10px 0 0;">&nbsp;</div>

Jesus Colina - publicado el 16/08/14

Objetivo de su viaje a Corea, donde beatifica a 124 mártires seglares

Este sábado, casi  un millón de coreanos han sido testigos de la verdadera revolución que está trayendo a la Iglesia católica el Papa Francisco. 

Los 124 mártires coreanos, asesinados entre 1791 y 1888, que el pontífice beatificó durante una misa presidida en la Puerta de Gwanghwamun, en Seúl, tenían un elemento común y caracterizador: no se trataba de sacerdotes ni religiosos; eran laicos. Algunos nunca vieron a un sacerdote en su vida.

Tras la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, y su peregrinación a Tierra Santa, Francisco ha venido hasta estas latitudes para presentar el mensaje que lanza a toda la Iglesia la evangelización de Corea: una Iglesia creada por laicos y regada por la sangre de laicos.

En cierto sentido, Francisco es un Papa “anticlerical”. Ciertamente su vida y palabra (basta leer sus homilías) son un testimonio del valor insustituible del sacerdocio. Ahora bien, su enseñanza no es para nada “clerical”: no le da a los obispos y sacerdotes un papel que no les corresponde ni en la vida social, ni siquiera en la vida eclesial.

Después de cinco décadas del Concilio Vaticano II, la Iglesia católica es todavía demasiado “clerical”, demasiado dependiente de sacerdotes que en ocasiones no son sólo dispensadores de los Sacramentos, sino también, “managers” de obras o instituciones, en papeles que serían más propios de los laicos. 

La verdadera revolución que trae a la Iglesia el Papa Francisco no es tanto la reforma de la Curia Romana, vital ciertamente para el testimonio cristiano, dados los problemas de los últimos años, sino sobre todo el despertar de ese “gigante dormido”, el laicado.

Incluso la reforma de la Curia Romana gira en torno a este objetivo, como lo demuestra el papel decisivo que el Papa ha dado a los laicos en la administración económica de la Santa Sede.

En este sentido, el origen de la Iglesia en Corea es un mensaje de profética actualidad: el Papa visita una Iglesia que fue creada sin un solo sacerdote y que hoy constituye una de las comunidades más dinámicas del continente asiático, con unos cien mil bautismos de adultos al año.

Cuando el primer sacerdote misionero llegó a Corea, en 1794, procedente de China, ya había 4.000 bautizados, que recibieron el sacramento de manos de laicos. Los primeros católicos del país eran hombres de cultura, que entraron en contacto con textos bíblicos y cristianos traducidos al chino por algunos misioneros occidentales en Pekín, en particular por el padre jesuita Matteo Ricci. 

Entre estos, se encontraba Lee Seung Hun, funcionario, que viajó de Corea, país vasallo del imperio, a Pekín, en 1784. Durante el viaje, en la capital china, contactó a los misioneros y les pidió el bautismo, así como libros religiosos para alimentar la fe de sus amigos coreanos que estaban descubriendo el cristianismo.  

Al regresar a su patria, bautizó a los demás miembros del grupo, quienes a su vez bautizaron a coreanos que iban descubriendo en la figura de Jesús al Hijo de Dios. No existe ningún otro caso en la historia del catolicismo como éste.El obispo de Pekín les envió diez años después al primer sacerdote chino para que finalmente pudieran celebrar la Eucaristía.

Muy pronto la visión cristiana del hombre y de la mujer, que chocaba con las enseñanzas confucianas de división en clases, con diferente dignidad, acarreó la persecución contra los cristianos. 

Uno de los factores desencadenantes fue el rechazo a la tradición coreana de rendir culto a los ancestros, lo cual era percibido como idolatría por parte de la Iglesia, pues en la tradición eran sustitutivos de la divinidad. Pero el régimen coreano pasó a considerar el cristianismo como un “culto malvado”; que destruía las relaciones humanas y el orden moral tradicional.

El rey de Corea emanó, en 1802, un edicto de Estado en el que ordenaba el exterminio de los cristianos, como única solución para sofocar la semilla de esa locura, como era percibido el cristianismo. El primer y único sacerdote fue asesinado, pero en medio de la persecución, estos laicos siguieron evangelizando el país, a costo de la vida.

En las persecuciones de los católicos de Corea murieron, según fuentes locales, más de diez mil mártires. Entre ellos se encuentran los nuevos beatos proclamados por el Papa, Paul Ji-chung Yun y 123 compañeros mártires.

Perteneciente a una familia noble coreana, Paul al descubrir a Jesús, como Hijo de Dios, se negó a ofrecer el culto a los antepasados. Por este motivo, al morir su madre, no quiso enterrarla según el rito tradicional, sino según el cristiano. Esto llevó a las autoridades a abrir una investigación, que daría lugar a una gran persecución, llamada la persecución de Sin-hae. Paul murió mártir en 1791.

Estos mártires son hoy profetas de la Iglesia del siglo XXI, según el Papa Francisco, pues muestran cómo los laicos ponen en el centro de la Iglesia a Jesucristo  y la fraternidad de los hijos de Dios, que surge del bautismo. 

Estos laicos y mártires, explicó  el Papa, “nos invitan a poner a Cristo por encima de todo y a ver todo lo demás en relación con él y con su Reino eterno. Nos hacen preguntarnos si hay algo por lo que estaríamos dispuestos a morir”.

Además, explicó, enseñan que el testimonio de Cristo se transmite viviendo “la igual dignidad de todos los bautizados”, que “cuestionaba las rígidas estructuras sociales de su época”. 

“Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros, que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; donde rara vez se escucha el grito de los pobres; y donde Cristo nos sigue llamando, pidiéndonos que le amemos y sirvamos tendiendo la mano a nuestros hermanos necesitados”.

Esta es la revolución que trae el Papa Francisco, la de una Iglesia que es capaz de superar la “clericalización” de los laicos y la “laicización” de los sacerdotes. Una Iglesia en la que el “gigante dormido”, los laicos, se convierten en protagonistas de la evangelización, a través del testimonio en su vida cotidiana.

Tags:
corealaicospapa franciscoviajes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.