Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 enero |
Santos Timoteo y Tito
home iconEstilo de vida
line break icon

Simona Atzori: Mi vida es una verdadera obra de arte

© Public Domain

Aleteia Team - publicado el 11/08/14

Nacida sin brazos, esta joven artista italiana es bailarina, escritora y pintora de gran talento

Simona Atzori, 40 años, es una mujer de mirada luminosa que rebosa femineidad en la danza y en los cuadros que pinta, y que siente un amor sin límites por la vida. Nacida sin brazos, desde pequeñita ha tenido que aprender a hacer todo con los pies: coger flores, cocinar, conducir, maquillarse, peinarse.

“Para mi cada cumpleaños significa festejar la vida, que yo he elegido sumergiéndome completamente en el amor y en el don de vivirla cada día – ha dicho a la revista “Credere” (3 de agosto) –. La vida, como también el amor, se elige precisamente cuando no se da por descontado que la tengas”.



“Doy gracias al Señor no por la vida en general, sino por haberme diseñado exactamente así. Mi acción de gracias cotidiana es intentar hacer de mi vida una obra de arte, como Él ha querido que fuera”, escribió en 2011 en su autobiografía ¿Qué te falta para ser feliz? (Cosa ti manca per essere felice? Ed. Mondadori). En septiembre publicará con el mismo editor el libro Dopo di te (Después de ti, ndt.), en el que recorre la relación con su madre.

“He sido acogida por una familia extraordinaria – recuerda –, que me inculcó que el hecho de no tener brazos era también una oportunidad: la diversidad es lo único que nos une a todos. Me agarro a lo que tengo: ante todo a creer fuertemente que la vida es un valor grande, y no son solo palabras. A menudo no nos damos cuenta de lo que tenemos, desde la naturaleza a una sonrisa. Hay que volver a los valores auténticos, a la esencia”.



Por esto anima a “no pedir, sino a dar gracias: yo lo hago a través de la danza, la pintura, los encuentros, la escritura. Me expreso así y digo gracias por la vida, por cómo se me ha dado: el Señor me ha diseñado así; no me pregunto por qué no me ha dado brazos, sino que soy feliz por todo lo que me ha dado”.


Tags:
discapacidadtestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
4
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Czesława Kwoka
Gelsomino del Guercio
Miles de judíos salvados del Holocausto gracias a dos Papas y un ...
7
Tzachi Lang, Israel Antiquities Authority
John Burger
Inscripción de "Cristo nacido de María" encontrada en una iglesia...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.