Aleteia

“¡Amad la verdad!” el grito de Juan Pablo II (y2) El que ama la verdad rechaza la mentira

© Madrid11
Comparte

25 aniversario de la JMJ con san Juan Pablo II en Santiago

 El matrimonio se funda en el amor entre un hombre y una mujer, que siendo substancial en derechos, son complementarios en atributos. “En el amor que brota del encuentro entre masculinidad y feminidad se encarna la llamada de Dios mismo, que ha creado al hombre a su imagen y semejanza, precisamente como ‘hombre y mujer’ “. El Papa dijo a los futuros esposos “dejad que Cristo os hable a vuestro corazón. No huyáis de Él. Él tiene algo importante que deciros para el futuro de vuestro amor. Sobre todo con la gracia del Sacramento. Él tiene algo decisivo que daros para que vuestro amor tenga la fuerza necesaria para superar las pruebas de la existencia”. 

Hay quienes reducen el amor a experiencia pasajera o a mero goce sexual, decía san Juan Pablo II, y de este modo “el otro”, hombre o mujer, “ya no es reconocido en su dignidad de sujeto, sino que es rebajado al rango de objeto del que se dispone según criterios inspirados no en los valores, sino en el interés”. El mismo hijo, “que debería ser fruto del amor de los padres, puede acabar sentirlo como “una cosa”, a la que se tiene el derecho de querer o de rechazar, según el propio estado de ánimo subjetivo”. Pidió a los jóvenes ser “testigos de la verdad acerca del amor”,  frente a un amor que se ha “vaciado de contenido trascendente” en la época moderna.

Hay que plantarse ante la realidad y pedirle a Jesús: “¿qué quieres Jesús de mí?”. La respuesta debe ser una decisión “que debéis tomar sin miedo”. Dios os ayudará, os dará luz y fuerza. Y para quienes sigan el matrimonio el Papa les dijo: “En la historia de la salvación, el matrimonio cristiano es un misterio de feLa familia esun misterio de amor, al colaborar directamente en la obra creadora de Dios. Amadísimos jóvenes, un gran sector de la sociedad no acepta las enseñanzas de Cristo y, en consecuencia, toma otros derroteros: el hedonismo, el divorcio, el aborto, el control de la natalidad y los medios de contracepción. Estas formas de entender la vida están en claro contraste con la Ley de Dios y las enseñanzas de la Iglesia. Seguir fielmente a Cristo quiere decir poner en práctica el mensaje evangélico, que implica también la castidad, la defensa de la vida, así como la indisolubilidad del vínculo matrimonial, que no es un mero contrato que se pueda romper arbitrariamente”.

En la Misa del Monte del Gozo: En la Iglesia se viene a servir

En la santa Misa del Monte del Gozo que al día siguiente celebró el papa Juan Pablo II recordó en su homilía la figura de Santiago Apóstol, aquél que junto su hermano Juan respondieron “¡Queremos!” cuando Jesús les peguntó si querían “beber el cáliz” que el mismo Jesús debía beber. Y envió el mensaje a los jóvenes al afirmar que el “poder” en la Iglesia está en el servicio, lo mismo que 25 años después dirá el papa Francisco en la homilía del comienzo de su pontificado.

Esta es la gran diferencia entre el poder tal como lo entiende hoy el mundo, y el poder como es entendido en el mensaje evangélico. Dijo el Papa: “El criterio con el que se guía el mundo es el criterio del éxito. Tener el poder… Tener el poder económico para hacer ver la dependencia de los demás. Tener el poder cultural para manipular las conciencias. ¡Usar… y abusar! Tal es el «espíritu de este mundo»”.

Y preguntó a los jóvenes congregado en el Monte del Gozo: “¿No venís aquí tal vez para convenceros definitivamente de que «ser grandes» quiere decir «servir»?”

E insistió el Papa: “¿Por qué estáis aquí vosotros, jóvenes de los años noventa y del siglo veinte? ¿No sentís también dentro de vosotros «el espíritu de este mundo»? ¿No venís tal vez ―vuelvo a decirlo― para convenceros definitivamente de que «ser grandes» quiere decir «servir

 

»? Este «servicio» no es ciertamente un mero sentimiento humanitario. Ni la comunidad de los discípulos de Cristo es una agencia de voluntariado y de ayuda social. Un servicio de esta índole quedaría reducido al horizonte de «espíritu de este mundo». ¡No! Se trata de mucho más. La radicalidad, la calidad y el destino del «servicio», al que todos somos llamados, se encuadra en el misterio de la Redención del hombre. Porque hemos sido criados, hemos sido llamados, hemos sido destinados, ante todo y sobre todo, a servir a Dios, a imagen y semejanza de Cristo que, como Señor de todo lo creado, centro del cosmos y de la historia, manifestó su realeza mediante la obediencia hasta la muerte, habiendo sido glorificado en la Resurrección (cf. Lumen Gentium n. 36). El reino de Dios se realiza a través de este «servicio», que es plenitud y medida de todo servicio humano. No actúa con el criterio de los hombres mediante el poder, la fuerza y el dinero. Nos pide a cada uno de nosotros la total disponibilidad de seguir a Cristo, el cual «no vino a ser servido sino a servir».

Os invito queridos amigos–añadió san Juan Pablo II— a descubrir vuestra vocación real para colaborar en la difusión de este Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, el amor y la paz. Si de veras deseáis servir a vuestros hermanos, dejad que Cristo reine en vuestros corazones, que os ayude a discernir y crecer en el dominio de vosotros mismos, que os fortalezca en las virtudes, que os llene sobre todo de su caridad, que os lleve por el camino que conduce a la «condición del hombre perfecto». Y afirmó Juan Pablo II: “¡No tengáis miedo a ser santos!¡Esta es la libertad con la que Cristo nos ha liberado!”.

Y suenan hasta nuestros días, ya en el Siglo XXI, 25 años después, las palabras de san Juan Pablo II: “Servir es ser hombre para los demás”. Y dijo después: “¡Queridos jóvenes, dejaos prender por Él! Sólo Cristo es el camino, la verdad y la vida como, en la admirable síntesis evangélica, proclama el lema de nuestra Jornada Mundial de la Juventud”. Y lo repite la Iglesia con su doctrina siempre actual, en estos momentos por boca del papa Francisco en su magisterio sobre la centralidad del desprendimiento y del servicio.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.