Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconActualidad
line break icon

Tengo miedo el Ébola, mucho miedo, pero no me voy

European Commission’s Humanitarian Aid and Civil Protection department

Alvaro Real - publicado el 06/08/14

Otro misionero lucha contra el Ébola: “No me veo embutido en un traje tipo espacial de la NASA para convivir con mi gente”

Son muchos los misioneros que en estos días viven con la epidemia del Ébola siguiendoles  los  pasos. Son  muchos  los familiares  que están preocupados por su situación. A través del  correo electrónico contactan con ellos preguntándoles por su  salud y algún misionero publica  en su blog sus inquietudes personales, sus miedos pero  también su seguridad y su afán por seguir con su  labor de evangelización.

Es el caso de Jose  Luis Garayoa, misionero agustino recoleto español. Fue  secuestrado  por los rebeldes en el año 1998 en la guerra civil que  asoló Sierra  Leona,  pero  sus  captores no consiguieron amedentrarlo.  Volvió en 2005 para trabajar en la misión de Kamabai. Tampoco va a dejar que el Ébola le venza.

Ahora el miedo vuelve a  recorrer su vida,  pero en este caso el miedo a la  epidemia, como él mismo cuenta en su blog: “Tengo miedo, mucho miedo, pero de una entrevista que leí hace tiempo se me grabaron a fuego estas palabras: El miedo es el asesino del corazón humano, porque con miedo es imposible ser feliz y hacer felices a los otros. Solo se puede afrontar el miedo con la aceptación, porque el miedo es resistencia a lo desconocido”, escribía en su blog en  el mes de abril cuando ya el Ébola hacía estragos en África pero sus consecuencias no eran primera página en los periódicos europeos.

Ya en aquel momento le llegaban mensajes de teléfono y correos electrónicos preocupados por el brote en Guinea  Conakry. En  estos mensajes, alguno desde  la embajada le invitaban  a ser más precavido y a ser  posible dejar Sierra Leona. No les ha hecho mucho caso.

“Sé que todos los que me conocéis os sorprenderíais si huyese por temor al contagio. No lo he hecho nunca, y ya no tengo edad para comenzar a hacerlo. Mis noches se llenarían de pesadillas al sentirme traidor a mi pueblo. Así que, con Ebola o sin él, no pienso alterar en lo más mínimo mi salida del País que, si Dios quiere, será la primera semana de septiembre”, contestaba taxativamente.

Una  de las cartas, del Ministerio de Educación y del Ministerio de Salud le pide extremar los cuidados: “no comer  carne de mono, ni de murciélagos, ni de puerco espines, ni de animales muertos. Tampoco tocar a los enfermos sospechosos, y simplificar los ritos funerarios porque el cadáver podría estar también contaminado”.  “Ni me quiero acordar de todos los monos y puerco espines que me he comido celebrando San Francisco Javier, el santo Patrono de Kamayeh”, contestaba él.

De manera irónica hablaba del  protocolo del que le han informado:  “si en una aldea se multiplican los infectados, aíslan la aldea, dejan morir a todos, y luego incineran el lugar” y él contesta: “No me veo embutido en un traje tipo espacial de la NASA para convivir con mi gente”.

Ya más serio, afirma: “Los misioneros no solemos ser nunca los primeros en abandonar el barco. Tampoco ahora. Si, como dice el Papa Francisco, el pastor debe de oler a oveja, conviviendo cerquita de ellas, con mucha más razón deberá estar presente si el lobo las ataca. Solo el asalariado huye cuando ve llegar el peligro. El buen pastor es el que da la vida por las ovejas. Y eso es amor que de Jesús de Nazareth aprendí.”

“Nuestras vidas siguen estando en las manos de Dios, no en las de un virus así se llame Ebola” termina su comentario. Un testimonio desgarrador, que hoy más que nunca vuelve a estar de actualidad.

Tags:
áfricaepidemiamisionerotestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.