Aleteia

Mártires de la fe: Los 200 monjes del Monasterio de San Pedro de Cardeña

Monjes de San Pedro de Cardeña
Comparte
Comenta

Asesinados por los musulmanes en el año 953

El 6 de Agosto del año 953 doscientos monjes del Monasterio de San Pedro de Cardeña fueron martirizados por los musulmanes.

Cardeña es un sitio obligado para conocer la historia de España. Allí dice el Cantar de Mío Cid que Rodrigo Díaz de Vivar dejó a su esposa Doña Jimena y a sus hijas. Allí podemos encontrar una lápida que recuerda el lugar que ocupaba su sepulcro e incluso un monolito en recuerdo de Babieca su caballo. Pero quizá la historia más recordaba es la del martirio de sus doscientos monjes a manos musulmanas…

200 mártires de la fe

El monasterio de San Pedro de Cardeña y todo el territorio castellano, como lugares fronterizos, se hallaban expuestos a frecuentes incursiones musulmanas en los siglos IX y X: los árabes, además, sabían aprovechar ventajosamente todas las luchas internas existentes entre los reyes y condes del territorio libre para sus fines militares y conquistadores.

El venerando cenobio ofrecía ocasión propicia a la soldadesca mora para satisfacer su desenfrenada codicia de riquezas y, al mismo tiempo, apagar su insaciable sed de sangre cristiana.

Según reza una inscripción de la segunda mitad del siglo XIII, con un laconismo propio de crónica medieval, el día 6 de agosto, fiesta de los santos mártires Justo y Pastor, llegó el ejército árabe a San Pedro de Cardeña, saqueó el monasterio y consumó la horrible matanza de sus doscientos monjes.

La Crónica General de Alfonso el Sabio confirma también el hecho y asegura, además, que sus cuerpos fueron soterrados en el claustro, que en adelante se denominó de los mártires, perpetuando así la memoria de estos héroes de la fe de Cristo.

El general del ejército árabe, Gálib, expidió rápidamente a Córdoba un correo anunciador de los triunfos que había conseguido sobre los cristianos, y poco después llegaba un convoy con abundante botín de cruces, cálices y campanas, que los musulmanes cordobeses recibieron con grandes muestras de satisfacción y alegría.

Conmemoración del martirio

Cada año, el 6 de agosto, aniversario del martirio, la tierra del claustro donde fueron sepultados los mártires, se teñía de un color rojizo que parecía sangre. El milagroso prodigio, ampliamente testificado, se repitió hasta finales del siglo XIV. Estos monjes fueron canonizados y se les recuerda como los Mártires de Cardeña.

En la actualidad en el Monasterio de Cardeña viven dieciocho monjes de entre 22 y 84 años, originales de Madrid, Valencia o Cataluña. Se les puede visitar y vivir allí unos días porque en la hospedería siguen con la tradición de recibir a huéspedes y necesitados. Como dicen en sus estatutos; Los monasterios son lugares santos, no sólo para quienes participan de la misma fe, sino para todos los hombres de buena voluntad.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día