¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Salvador: La policía detiene a un religioso español que reinserta pandilleros

© Voces
Comparte

Dice la policía salvadoreña que el padre Toño es parte de la mara Barrio 18 y lo captura junto con otras personas

La Policía de El Salvador detuvo ayer miércoles al sacerdote español Antonio Rodríguez, un religioso activo en el proceso de reinserción social de pandilleros en el país.  El padre Toño, como se le conoce en el ambiente de las pandillas, está acusado de introducir objetos ilícitos en cárceles salvadoreñas y por presunta complicidad con el líder de una banda que ha ordenado homicidios.

El sacerdote pertenece a la congregación de los pasionistas y ha desarrollado planes de reinserción de miembros de pandillas y proyectos de prevención para erradicar una de las lacras más profundas de El Salvador, el pandillerismo.

El pandillerismo: una lacra que arrasa con todo

Entre otras de sus actuaciones, el padre Rodríguez ha sido de los que han apoyado la tregua y el pacto de no violencia entre las maras, pandillas que libran encarnizadas luchas por territorios. Algunos líderes de pandillas que operan en el país, entre ellas la Mara Salvatrucha (MS-13) y su rival el Barrio 18, intentan mantener a flote desde marzo de 2012 una frágil tregua de no agresión para disminuir los altos índices de homicidios en el empobrecido país centroamericano.

El director de la policía salvadoreña, Mauricio Landaverde, dijo que el padre Rodríguez está acusado de introducir teléfonos celulares a las cárceles, algo que está prohibido por la ley porque muchos delincuentes ordenan homicidios o extorsiones desde prisión.  Incluso secuestros y otros crímenes.

"El tráfico ilícito el mismo código penal lo establece a un centro penitenciario e incluye todos aquellos objetos que de acuerdo a la ley sean prohibidos como teléfonos celulares, accesorios de los mismos, tarjetas SIM", apuntó Landaverde.

El funcionario vinculó al sacerdote español con José Timoteo, alias “El Chori” Mendoza, líder de la mara Barrio 18, actualmente preso en la cárcel de Cojutepeque. Barrio 18 es una de las principales pandillas, quien ha ordenado homicidios en el departamento de La Unión, al oeste de El Salvador.

"Conforme que la investigación (sobre los homicidios) avanza, se conocen nuevos hechos (…) la relación que ya se adujo con la participación del señor Antonio Rodríguez", ha añadido Landaverde.

El religioso fue capturado esta madrugada en un control policial mientras se conducía hacia su vivienda al norte de la capital, en la ciudad de Mejicanos.

El religioso se encuentra detenido en la División Central de  Investigaciones de la policía, donde ha sido asistido por el cónsul de la embajada española en el país y miembros de la procuraduría para la defensa de los Derechos Humanos.

Tiene que ver con su trabajo de defensa de los DH

El padre Toño es párroco de la Iglesia San Francisco De Asís, de Mejicanos, un populoso municipio ubicado en la periferia norte de la capital, donde desarrolla trabajos de reinserción de pandillas.  Su captura se realizó con órdenes de la Fiscalía General de la República, que encontró elementos suficientes para ordenarla.

Ramírez Landaverde dijo que la captura del padre Toño se hace en el marco de una investigación de "estructuras de pandillas que operan en la zona oriental del país, principalmente en (el departamento) La Unión", fronterizo con Honduras. Agregó que se le atribuye "la introducción de objetos ilícitos a centros penales" y se le relaciona a la investigación de estructuras de pandillas.

El jefe fiscal de la zona oriental del país, Germán Arriaza aseguró que "el "Chori" tiene comunicación directa con el padre Toño a fin de que esta persona introduzca objetos ilícitos a centros penales, particularmente en el de Izalco y el de Cojutepeque", donde guardan prisión miembros de la pandilla Barrio 18.

El jefe policiaco agregó que el sacerdote habría dicho al líder del Barrio 18 que "tiene contactos con las autoridades y que puede ayudarles para realizar algún tipo de actividades, como ingreso de drogas y teléfonos".

Entretanto, el sacerdote Gerardo Méndez, que trabaja en la misma parroquia de Mejicanos, dijo a los periodistas que "este es un tipo de persecución por la postura del padre Toño ante el problema de la violencia" y que era algo que se podía esperar, "Toño sabía de los riesgos pos su postura crítica de la actuación" de las autoridades de Seguridad Pública, manifestó el sacerdote.

El padre Méndez aclaró que el sacerdote fue capturado por un retén en la zona poniente de la capital.

La tregua entre las maras o pandillas se alcanzó en marzo de 2012 con la también intermediación del obispo castrense y policial, monseñor Fabio Colindres, y del ex guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil.

"(La captura) Es una especie de presión social o política debido al trabajo que él realiza, un trabajo muy valorado internacionalmente", ha defendido ante la prensa el superior de la orden pasionista, Gerardo Méndez.

La policía salvadoreña informó de que durante la madrugada del miércoles capturó a otras 127 personas, entre ellas abogados, policías y empleados del sistema judicial, por los delitos de narcotráfico. Además, varios jefes de pandillas fueron detenidos por los delitos de homicidios, extorsiones y asociaciones ilícitas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.