Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Buscas la sabiduría?

© Mario Pleitez / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/07/14

Existe una enorme diferencia entre el entusiasmo por una idea y el amor hacia una persona

Quisiéramos sabiduría para distinguir el bien del mal, un corazón sabio e inteligente para gobernar. No es nada fácil educar un corazón así, en este mundo en el que cada uno tiene su propia visión de la vida. ¿Cómo se distingue el bien del mal?

Hoy parece que todo vale, que cada uno tiene su visión de la realidad y el bien y el mal se convierten en algo relativo. ¿Dónde están los límites?

Cuando hilamos más fino no es fácil marcar la barrera. La sabiduría es la capacidad de juzgar iluminados por la luz de Dios. En su luz aprendemos a analizar la realidad con su mirada. Nos hacemos capaces de apreciar los valores auténticos del mundo.

El hombre sabio no se queda en las apariencias, va a lo más hondo, profundiza. Sabe ver dónde está el bien y dónde el mal.

Sabe distinguir el oro de lo que sólo brilla. Sabe aconsejar y tomar decisiones prudentes. No se deja llevar por la opinión de todos. Sabe escuchar a Dios y encontrar en su corazón sus más leves deseos.

Cuando somos sabios, aprendemos a amar la voluntad de Dios sin pretender cambiarla. Pero a veces ni siquiera amamos a Dios. Amamos sólo una idea que tenemos de Él, un pensamiento.

Decía el padre José Kentenich: «En estos tiempos que corren, la mayoría de la gente, incluso aquellos que son capaces de hablar de Dios con mucho entusiasmo, no aman a Dios como persona, sino que aman una idea. Y esto no es devoción. Puedo comprender que alguien se entusiasme por una idea y hable de ella con fervor, pero existe una enorme diferencia entre ese entusiasmo y el amor hacia una persona»[2].

Amar una idea de Dios no moviliza todas las fuerzas del corazón. Ese Dios al que amamos puede ser sólo una idea, una teoría, un concepto. No es un amor personal e íntimo.

El hombre sabio es un hombre enamorado de Dios. Por eso ama su voluntad. ¿Es posible amar de verdad a alguien y no amar sus deseos? El verdadero amor personal nos hace fácil seguir los deseos de la persona amada.

Tags:
almaamorespiritu santo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.