Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconActualidad
line break icon

Bolivia permite el trabajo infantil desde los diez años

© Keith Bacongco

Tierras de América - publicado el 28/07/14

El gobierno del presidente Evo Morales aprueba una disposición que legaliza la realidad de los niños trabajadores

La prensa de Bolivia informa que el gobierno del presidente Evo Morales aprobó una disposición que a partir de ahora permitirá el trabajo infantil desde los 10 años. Según datos oficiales, en este país sudamericano hay 850 mil menores, entre los 5 y los 17 años, que llevan a cabo actividades laborales regulares en numerosos ámbitos. Agrega que el 87% de estas actividades son “las peores formas de trabajo”. Hay 354 mil menores que trabajan en el área urbana y 446 mil en la rural, según estadísticas oficiales.

El 23 de diciembre pasado el presidente Morales, durante un desayuno con representantes de niños trabajadores declaró: “Eliminar el trabajo infantil es eliminar la conciencia social”. A continuación el gobernante explicó su frase agregando: “aunque eso no signifique que se vaya a permitir la explotación laboral”.

En Bolivia el trabajo infantil, al igual que en la mayor parte del Tercer Mundo, es un fenómeno muy complejo y delicado. Muchas veces, como en el caso del país sudamericano en cuestión, las mismas asociaciones de menores trabajadores se oponen a las medidas legales que pretenden elevar la edad laboral.

En Bolivia, por ejemplo, la “Unión de Niños y Adolescentes Trabajadores” resistió firmemente en los últimos meses el proyecto de ley que proponía elevar la edad laboral a los 14 años.

El problema siempre es el mismo: en los países pobres los niños son una fuente de recursos para las familias con bajos ingresos, con padres desocupados o con trabajo precario o núcleos familiares pobres y marginados, y por lo tanto cualquier prohibición indiscriminada del trabajo infantil se considera que sería un duro golpe precisamente para los más necesitados.

El debate boliviano de estos días se centra precisamente en este tema. La UNICEF recuerda: “En el mundo hay más de 150 millones de niños atrapados en empleos que ponen en riesgo su salud mental y física y los condenan a una vida sin diversiones ni instrucción”.

El fenómeno del trabajo infantil se encuentra concentrado sobre todo en las regiones más pobres del planeta ya que es un subproducto de la misma pobreza, que a su vez contribuye a reproducir. Sin embargo, tampoco faltan casos de niños trabajadores en las zonas marginales del Norte del mundo.

La UNICEF siempre ha luchado contra la plaga del trabajo infantil y lo hace con un enfoque que toma en cuenta la naturaleza compleja del fenómeno y las condiciones concretas en las que se encuentra la infancia explotada.

La UNICEF considera básicamente la diferencia entre child labour–explotación económica en condiciones nocivas para el bienestar psicofísico del niño- y chidren’s work, una forma de actividad económica menos pesada que no perjudica la salud ni la instrucción del menor.

Según datos del ILO, en el mundo hay 74 millones de niños empleados en diversas formas de trabajo peligroso como la minería, en contacto con sustancias químicas y pesticidas agrícolas o con maquinarias peligrosas.

Es el caso de los niños empleados en las minas de Camboya, en las plantaciones de té en Zimbabwe o que fabrican brazaletes de vidrio en la India. Una de las peores formas de trabajo infantil es la de la calle, es decir los niños que se pueden ver en cualquier metrópolis asiática, africana o latinoamericana que tratan de sobrevivir recogiendo basura para reciclar o vendiendo alimentos y bebidas.

Sin embargo a partir de 2002 se ha verificado, sobre todo en América Latina y el Caribe, una disminución del 26 % en el número de menores empleados en trabajos peligrosos.

Progresos más lentos se registran en cambio en el África Subsahariana (donde todavía han 69 millones de niños empleados en diversas formas de child labour) y en Asia, donde los niños trabajadores son 44 millones. Afrontar el problema del trabajo infantil también es de fundamental importancia para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio 1 (erradicar la pobreza extrema) y 2 (instrucción primaria universal).

Artículo originalmente publicado por Tierras de América  

Tags:
boliviaderechos humanosinfancialeytrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.