Aleteia

¿Qué es el bautismo condicional?

CHRZEST
AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO
Papież Franciszek chrzci małe dziecko, styczeń 2018.
Comparte

O lo que es lo mismo, ¿cómo hacer cuando no hay seguridad de haber sido bautizado?

El sacramento del bautismo es necesario. Jesús dijo: “Quien no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios” (Jn 3, 5). Y mandó a sus discípulos a anunciar el Evangelio y a bautizar a todas las naciones (Mt 28, 19-20).

Por eso la Iglesia intenta que todas las personas sean bautizadas y queden realmente bien bautizadas, no puede haber dudas. Y esta es la razón de ser del bautismo bajo condición o condicional.

Dice el Código de Derecho Canónico que “si, después de haberse realizado una investigación diligente, subsiste duda prudente sobre si los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Orden Sacerdotal fueron realmente recibidos o lo fueron válidamente, sean administrados bajo condición” (CDC 845,2).

Estos tres sacramentos imprimen un sello en el alma espiritual llamado carácter y es por esto que no se pueden repetir; por tanto en relación con el sacramento del Orden Sacerdotal no cabe hablar de una reordenación, así como tampoco cabe la reiteración (repetición) del Bautismo o de la Confirmación en caso de que estos sacramentos se tengan que administrar bajo condición.

El canon 869 es explícito al hablar del bautismo de condición ante la incertidumbre de la validez de un bautismo ya administrado; por tanto en ningún caso se realizará ante la evidencia de que un bautismo haya sido sólo ilícito.

Y las incertidumbres son diversas y pueden ser: duda de un bautismo administrado de emergencia por parte de algún seglar al hacerlo apresurada y confusamente en un contexto de nerviosismo, duda cuanto a la invocación de la Trinidad en el momento de infundir o derramar el agua sobre la cabeza del bautizando, duda de la validez del bautismo ya administrado dentro o fuera de la Iglesia, duda de la existencia de agua o de legitimidad de la misma en un bautismo de emergencia, duda en la intención de quien haya bautizado, incluso, dudas al no tener datos fehacientes sobre un bautismo administrado de emergencia, etc..

El bautismo condicional o  bajo condición viene a ser considerado sobre todo cuando se trata de convertidos a la fe y que vienen de las sectas de los discípulos de Cristo y desean ser aceptados en la Iglesia.

Por tanto cada caso particular de conversos debe examinarse detenidamente pues con respecto al bautismo, dentro de estas sectas, hay muchas maneras de concebirlo y de llevarlo a cabo: en algunas sectas el bautismo podría ser válido en otras no, en algunas no existe el bautismo y en otras habría dudas de su validez.

En caso de que el ministro ordenado tenga que administrar un bautismo bajo condición, según el ritual, dirá: “Si estás bautizado, yo no te bautizo otra vez, pero si aún no estás bautizado [vertiendo el agua sobre la cabeza] yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Y el bautismo bajo condición se hace privadamente y se inscribe como tal.

Y como la Iglesia desea que se bauticen también los fetos abortados, como lo manda el Código de Derecho Canónico, pues en un aborto si hay certeza de que se trata de un ser humano vivo, se bautiza normalmente según las normas. Pero si hay duda, se hace bajo condición diciendo: «Si eres capaz…», «si vives…».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.