Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Los migrantes, la Iglesia y la lucha contra Sodoma

© JESUS ALCAZAR / AFP

MEXICO, CIUDAD JUAREZ : A Mexican boy looks at a member of the US Border Patrol standing guard on the border between El Paso in the United States and Ciudad Juarez in Mexico, on July 22, 2014. Texas Governor Rick Perry on Monday announced plans to send 1,000 military reservists to the state's border with Mexico, to tackle a surge in immigrant children flooding into the United States. AFP PHOTO/Jesus Alacazar

Jorge Traslosheros - publicado el 23/07/14

​La protección del migrante/peregrino está en el corazón de la tradición judeocristiana

El Coloquio “México-Santa Sede sobre migración y desarrollo”,  tuvo por objetivo analizar el fenómeno con miras a colaborar en la protección de los migrantes y articular soluciones para terminar con la “peregrinación del hambre”. Si bien se planeó con cierta antelación, ganó mayor relevancia por la crisis humanitaria de los niños migrantes en Estados Unidos.  

El evento contó con la presencia del cardenal Parolín, Secretario de Estado del Vaticano, quien además se entrevistó con el Presidente Peña Nieto y tuvo varias reuniones con los obispos mexicanos. Así, la voz del Papa Francisco se hizo presente de manera clara e inequívoca. Me parece que la trascendencia del Coloquio está fuera de duda y que tiene dos lecturas necesarias: una religiosa y otra Política, así, con mayúscula. Reflexionemos, por ahora, en su dimensión religiosa por ser la que mueve a los católicos.

La protección del migrante/peregrino está en el corazón de la tradición judeocristiana. El referente obligado es la narración de la destrucción de Sodoma (Éxodo 18 y 19), que podemos comprender en dos momentos. En el primero, tres migrantes/peregrinos, en quienes se afirma la presencia de Dios, pasan frente a la tienda de Abraham a la hora de mayor calor, la más difícil podemos decir. El anciano corre a su encuentro y les llena de atenciones. El resultado es la fertilidad de Sara y el posterior nacimiento de Isaac, iniciando una descendencia llamada a ser más numerosa que las arenas del mar.  

En el segundo, los peregrinos llegan a las puertas de Sodoma y se repite similar escena, pero teniendo como protagonista a Lot, un hombre justo que había llegado a vivir a la ciudad como extranjero; pero ahora sucede algo terrible. Los habitantes de la urbe quieren violentar la morada de Lot para abusar de quienes habían encontrado refugio en su casa. Nada los detiene, a no ser el brazo del peregrino que protege a Lot y una luz que ciega a los malvados. Entonces, Dios destruye Sodoma, pero salva a Lot, en cumplimiento de la promesa hecha a Abraham de que ningún justo perecería en la aniquilación.

La narración es prístina y el mensaje contundente. Dios se hace presente en los migrantes/peregrinos y rechaza radicalmente a quienes abusan de ellos. La historia se vuelve tópico a lo largo de la Biblia. Al final, Cristo recién nacido sufre la persecución de Herodes, migra a Egipto, y todo cobra pleno sentido en el Sermón de la Montaña.

A lo largo de la historia, la Iglesia ha sostenido el esfuerzo en culturas y contextos diferentes de lo cual ha quedado huella, por ejemplo, en la arquitectura virreinal cuyos conventos aún conservan el “portal de los peregrinos”.

En nuestros días, desde hace ya muchos años, la Iglesia en Estados Unidos, México y Centroamérica ha promovido la protección de los migrantes tejiendo una vasta red de refugios y apoyos. Sin embargo, la dimensión del problema sobrepasa cualquier esfuerzo y urgen nuevas leyes, políticas públicas y grandes alianzas.

Los auténticos hijos de Sodoma, que son cuantos rechazan a Dios abusando del del peregrino/migrante, actúan casi en la impunidad, toman la forma de traficantes de personas, son tan cobardes como sus bíblicos antecesores y se placen en reducir a nuestros hermanos a simples cosas desechables. Pero Dios permanece fiel a sus promesas y hoy, como ayer, ama a los justos y exige luchar contra los perversos. De esto se trata y nada más. El que tenga entendedera, que entienda. 

Tags:
estados unidosinmigrantesmexicotrata de personas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.