Aleteia

Películas para ver en el cine estos días y cómo verlas

© Cosmic Cine / Flickr / CC
Comparte

“Amanece en Edimburgo”, “El hijo del otro”, “Madre e hijo”, … y quizás verlas más de una vez

Julio R. Chico es un apasionado del séptimo arte, que se ha convertido para él en toda una escuela de vida. En su último libro, Guía fácil para entender el cine (Mestas Ediciones), nos ofrece las herramientas necesarias para hacer de este arte algo más que un puro divertimento.
 
He escuchado a gente decir que no quiere ir al cine ni a pensar mucho ni a sufrir… Parece que el entretenimiento prima sobre la reflexión. ¿Hemos desvirtuado el séptimo arte? ¿Sacrilegio?
 
No, sacrilegio, no, pero así es nuestra sociedad de consumo. Cada película tiene su momento, y una cinta de puro entretenimiento y evasión desde la acción o el sentimiento puede hacer bien al espectador.
 
El problema viene cuando siempre y sólo se quiere ver ese tipo de cine «de no pensar». Porque estaremos cerrando nuestra mente a muchas realidades y modos de hacer que nos harían disfrutar mucho, y no sólo aprender.
 
No se trata de no ver cine de Hollywood —prácticamente todo lo que comento en mi libro es sobre él, pues va sobre los géneros—, pero sí de no renunciar a otro tipo de cine más artístico o antropológico, europeo o asiático, porque además nos permitirá conocer mejor otros modos de ser y de pensar, y al final comprender mejor a los demás.
 
¿Cuáles son las claves para afinar la mirada y sacarle mayor partido a las películas?
 
Tener la mente abierta y la disposición de descubrir algo en los personajes de la película que uno se dispone a ver. Unas veces será una reacción honrosa y ejemplar ante un problema, y otras una respuesta equivocada, quizá porque no tenía resortes y motivos para actuar de otro modo…
 
La clave está en entender que el cine está hecho por personas como nosotros —a veces, con mayor sensibilidad, o con otra distinta— y que nos quieren decir algo de la vida humana.
 
Después basta con intentar captarlo y crearse una opinión personal sobre esa perspectiva que se nos cuenta.
 
¿Se atreve con alguna recomendación para este verano?
 
Centrándome en las películas que están en cartelera, recomendaría la británica Amanece en Edimburgo para aquellos a los que les guste el musical y las historias optimistas sobre el amor y la vida, con canciones y coreografías muy vitalistas y modernas: es muy agradable de ver.
 
Y para quien quiera algo con mayor enjundia y actualidad, la francesa El hijo del otro, interesante drama familiar con la cuestión israelí-palestina de fondo y numerosas cuestiones morales en torno a la identidad, a la paternidad-filiación y a la paz en un mundo dividido; aconsejo prestar atención a las reacciones ante el problema de las distintas generaciones, de los padres y de las madres… y la evolución de los personajes como metáfora de unos pueblos.
 
Y de un carácter más serio tenemos la rumana Madre e hijo, sobre las relaciones de una madre posesiva y demasiado protectora y un hijo que ya está en la treintena pero que necesita su espacio para crecer y afianzarse en la vida.
 
 
Fragmento de una entrevista publicada originalmente por Catalunya Cristiana
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.