Aleteia

¿Conoces la técnica del espejo?

Salvaje / Flickr CC
Comparte

Un buen método en pareja para convertir una discusión en un diálogo

Si realizáramos una evaluación de las veces que nos miramos al espejo, posiblemente el resultado nos daría una cifra inimaginable ya que este objeto es uno de los más visitados por mujeres y también por hombres.

Ahora, usted se preguntará: ¿tiene algún efecto negativo mirarse en el espejo y de manera constante? La respuesta probablemente sea no, aunque existen personas narcisistas que no pueden vivir sin él (esperamos que usted no sea uno de ellos). Decimos que no ya que el espejo también podría utilizarse como herramienta de prevención o solución de conflictos en la familia.

Si usted lo duda, puede hacer este ejercicio de cinco pasos. Es muy fácil, solo basta tener un espejo (no importa el tamaño) y recordar visitarlo antes de comenzar una discusión con un miembro de su familia. ¡Mucha atención!

Primer paso: Antes de iniciar la discusión mírate en el espejo y concentra la mirada en tu rostro. Notarás que la ira y el coraje no te permitirán reflejar el verdadero padre o madre, esposo o esposa que eres.

Segundo paso: Cuando estés frente el espejo, cuenta de 10 a 1 y durante el conteo trata de respirar profundamente.

Tercer paso: Cuando hayas terminado de contar, piensa por un momento en las cosas buenas que tiene el miembro de tu familia con quien vas a discutir.

Cuarto paso: Realiza una oración breve pidiéndole a Dios que coloque en tu boca palabras sabias para no herir a la persona con quien vas a discutir.

Quinto paso: Por último, concentra nuevamente la mirada en tu rostro. Notarás que ahora la serenidad y la bondad reflejarán el verdadero padre o madre, esposo o esposa que en verdad eres. 

Este ejercicio, conocido como la “técnica del espejo”, seguramente te parece extraño al principio, pero pronto te vas a dar cuenta que es un buen instrumento para convertir  la discusión en diálogo. Las palabras agresivas que utilizabas en ocasiones pasarán a ser palabras  suaves y moderadas y el tiempo pasará de ser desagradable a ser un momento agradable y único. Recuerda abrazar a esa persona después del diálogo ya que con esto demostrarás que él o ella son importantes para ti, a pesar de lo que hayas dicho o escuchado.

Trata de practicarlo, te sentirás mejor y tu familia te lo agradecerá. Pues con ello, el espejo que hay en tu casa no solamente cumplirá la función de proyectar tu belleza, sino que también te ayudará a solucionar discusiones en tu hogar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.