Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

​Fecundación “post mortem”: ¿quién piensa en el niño, huérfano?

© Stephen Denness/SHUTTERSTOCK

Patricia Navas - publicado el 17/07/14

Al niño concebido de esta manera se le está negando el vínculo con su padre

A veces, por diversas razones, una mujer decide que su óvulo sea fecundado con semen de una persona fallecida. Es lo que se llama fecundación post mortem.

Entre otros problemas éticos y legales, al niño concebido de esta manera se le está negando el vínculo físico con su padre. La objeción de fondo, destaca el Centro de Bioética Persona y Familia, es la generación intencional de un niño huérfano.

Al recurrir a esta práctica se puede buscar satisfacer un deseo de trascendencia de un adulto o la errónea proyección de mantener vivo, de alguna manera, a alguien ya fallecido, constata la doctora Basset Ursula en Análisis del proyecto de nuevo Código Civil y Comercial 2012.

También puede existir un interés económico, y en este sentido en Inglaterra o Argentina, la regulación trata de evitar problemas de consentimiento del padre o sucesorios (por ejemplo, relacionados con la herencia).

Pero tener un hijo no es ningún derecho y aunque la ciencia permita esta práctica, el ser humano debe considerarse siempre un fin en sí mismo.

“La pérdida de un padre para un niño -por circunstancias de la vida- siempre es considerada como una situación indeseable y dolorosa para la salud emocional del niño que se ve privado de disfrutar de su padre, con todo lo que dicha figura implica para el desarrollo de su personalidad. Pero dicha situación resulta inaceptable cuando se pretende imponer por deseo de sus propios progenitores, por fuerte que sea ese deseo”, indica el Centro de Bioética Persona y Familia.

Y añade que la fecundación post mortem “agrede el interés superior del niño, de carácter prioritario”.

En el IX Congreso Mundial sobre Derechos de la Familia celebrado en la ciudad de Panamá en el año 1997, se recomendó prohibir expresamente la fecundación post mortem. De hecho en algunos países, como Alemania o Italia, está prohibida.

Tags:
bioeticafecundación in vitro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.