¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

​Las relaciones entre Cataluña y el Vaticano (y 2)

© PCB75 / Flickr / CC
Comparte

Del Papa Juan Pablo II a Francisco, de Jordi Pujol al proceso sobiranista

Después de la muerte del general Franco, todos los obispos de las diócesis catalanas han sido catalanes, mallorquines o valencianos, es decir conocedores de la lengua catalana.

Particularmente críticos fueron los nacionalistas e independentistas con el arzobispo y cardenal Ricardo María Carles, como arzobispo de Barcelona, pues era valenciano y de ideas no nacionalistas, aunque procedía de la diócesis de Tortosa, dentro del territorio catalán.

Jordi Pujol, siendo presidente de la Generalitat, quiso mantener estrechas relaciones con el Vaticano de Juan Pablo II, un papa sensible a los nacionalismos históricos y a los derechos de los pueblos, como lo muestra su discurso a la UNESCO (1980).

En este discurso, el Papa hoy santo habló de la nación la cual existe por y para la cultura, y donde en la familia se aprende lo más elemental en la lengua de cada una. A Pujol le faltó tiempo para visitar al papa polaco e informarle de lo que era Cataluña.

Fue el primer viaje en el exterior de Jordi Pujol, en el cual hubo un conflicto de banderines, pues Pujol no quería que ondeara el banderín español en su coche al entrar  en el Vaticano, y el Vaticano dijo que entre las entidades y banderas reconocidas por la Santa Sede no estaba la bandera catalana, y por lo tanto Pujol entró con las banderas catalana y española.

Coincidió la audiencia papal (enero del año 1981) a Pujol con la audiencia que el papa Wojtyla  tuvo momentos antes ese día con Lech Walesa, presidente y líder indiscutible del sindicato polaco Solidarnosk que malvivía perseguido por la dictadura comunista y quien posteriormente llegó a ser presidente de la República de Polonia, tras la caída del comunismo.

Todavía sonaba el himno milenario polaco Dios salve a Polonia, cuando el Papa, todavía emocionado, recibió a Jordi Pujol. La Generalitat quiso estrechar lazos con el Vaticano en aras a un intercambio cultural, de modo que estuviera muy presente la cultura catalana en el Vaticano, al tiempo que pretendía obtener alguna concesión en el nombramiento de obispos en Cataluña, como una especie de placet o prenotificación análogo al que tienen los gobiernos de los Estados antes de todo nombramiento episcopal “por si hubiera objeciones de carácter político general” en relación a la persona que va a ser nombrada.

Además, Jordi Pujol quería –y los medios catalanes lo reflejaban—que el papa utilizara la lengua catalana en las bendiciones urbi et orbi, a la ciudad y al mundo (en Navidad, Fin de Año y Pascua), junto con las otras lenguas vernáculas de muchos pueblos del mundo.

No lo consiguió, y hoy el Papa Francisco sólo utiliza el italiano como única lengua en las citadas bendiciones “a la ciudad y al mundo”, con lo que queda zanjada la reivindicación y otras posibles reivindicaciones.

El tripartito, el gobierno formado por los partidos de izquierda (PSC, ERC e ICV) eliminó esta oficina de representación de la Generalitat en Roma, y saltaron las alarmas en el Vaticano cuando los máximos dirigentes de este gobierno, Pasqual Maragall, socialista, y Josep Lluís Carod-Rovira, de Esquerra Republicana, hicieron bromas y se fotografiaron en Tierra Santa con coronas de espinas y otros objetos y souvenirs considerados por los cristianos como objetos que deben ser respetados, como las imágenes y las esculturas religiosas.

Con motivo de la beatificación de Juan Pablo II, en mayo de 2011, el gobierno de Artur Mas que sucedió al tripartito consiguió una nueva pacificación con el Vaticano y una buena relación con el cardenal Secretario de Estado, Tarsicio Bertone, con los buenos oficios del cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, que tuvo su momento culminante con la consagración del templo expiatorio de la Sagrada Familia como Basílica por parte de Benedicto XVI.

Ahora con el Papa Francisco y con el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, la “cuestión catalana” es vista en Roma como una cuestión de interés político y no de interés religioso, por lo que debe resolverse por los canales políticos y la Iglesia nada tiene que decir sobre el proceso soberanista.

El Vaticano no quiere entrar en el conflicto porque hay buenos católicos en todos los bandos. Ahora los independentistas remueven otra vez las aguas con motivo del nombramiento del sucesor del cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, para pedir al Vaticano que el nuevo arzobispo tenga “sensibilidad” soberanista.

De forma manipulada salió el “alarmante rumor”, publicado en la prensa, de que el cardenal Antonio Cañizares vendría a la sede de Barcelona desde su puesto de prefecto de la Congregación para el Culto Divino. El rumor no tuvo confirmación.
El cardenal de Barcelona ya ha cumplido 77 años, pero su sucesión no está prevista hasta el año próximo 2015 o el 2016.

El propio Papa Francisco ha dicho que una cosa es pedir la emancipación de un país colonizado por otro, y otra cosa es pedir la secesión en estados en los que no ha habido ocupación, como es el caso de Cataluña, País Vasco, Padania, Córcega y  Cerdeña, entre otros, donde numerosos habitantes de estos territorios reclaman la independencia de los mismos.

La Santa Sede es pues neutral en el caso catalán por ser un tema político. Los obispos catalanes informaron ampliamente al Papa Francisco del proceso catalán con motivo de su visita ad límina el pasado mes de febrero.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo