Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El arzobispo de Mosul afirma que una intervención armada no es la solución para Irak

© Jeanne Groues / aed-france.org
Comparte

“No tengo oído hablar de un impuesto especial pagado por los cristianos ni de iglesias convertidas en cuarteles del ISIL”, declara monseñor Nona a la edición árabe de Aleteia

– ¿Cuál es el estatuto de los cristianos que aún permanecen en Mosul?
 
Podemos decir que la situación de los cristianos en Mosul no ha cambiado después de que la ciudad pasara a ser controlada por los insurgentes. Muy pocas familias quedan aún allí y no tienen contacto alguno con hombres armados.
 
– Hay muchos rumores a propósito de iglesias transformadas en cuarteles generales del ISIL, ¿usted lo cree?
 
Los insurgentes han entrado en dos iglesias, una siria y la otra caldea, pero por el momento no las han transformado en cuarteles generales.
 
– ¿Es verdad que el ISIL impone un impuesto especial a los cristianos de Irak?
 
No hemos oído hablar de impuestos especiales sobre los cristianos por el momento, pues como ya he dicho, han quedado muy pocos cristianos en Mosul.
 
– El Patriarca ha pedido a los cristianos que se queden, pero sobre el terreno, ¿cómo pueden quedarse? Incluso la archidiócesis está bajo control. ¿Qué les diría, teniendo en cuenta esta situación?
 
Quedarse en casa o no, es elección de cada uno, pero la Iglesia tiene que seguir dando su enseñanza, el mensaje cristiano y su papel en la vida, sea el que sea. El Patriarca habla en nombre propio al recordar a los fieles el mensaje de la Iglesia, su misión y su responsabilidad. Pero la elección de partir o de quedarse depende de cada uno. Todo el mundo sabe la realidad del lugar y las circunstancias, y cada uno puede elegir, en su alma y en su conciencia, lo que crea más apropiado.
 
– Usted ha dicho en una entrevista a Fides que una intervención militar exterior no sería una solución. ¿Cuál es la solución?
 
En Irak, el problema no es sólo la seguridad, sino la política, lo social y lo económico, aunque algunos crean que una solución militar seguramente sería la solución, no es verdad, sino que deberíamos encontrar un medio, o varios medios de dialogar y de debatir y de encontrar un modo de reencontrar la seguridad y la estabilidad en el país. Lo que le falta a Irak es un diálogo sereno entre todas las facciones, y una fidelidad total a la nación, y nada más. Lo que el país necesita es volver a encontrar su propia identidad nacional, perdida desde hace tiempo.
 
Una identidad común de diálogo para asegurar una nación dotada de una visión política, económica, social y el respeto a las instituciones permitiría el establecimiento de un estado moderno que hoy falta en Irak.
 
– Además de rezar, ¿en qué puede hacerse útil la Iglesia?
 
La Iglesia reza y trabaja. Ella acompaña a los exiliados y a los pobres. Su trabajo de base consiste en rezar y en proporcionar lo necesario para vivir dignamente, en el respeto de los derechos de cada uno.
 
En este momento la Iglesia intenta ayudar a los desplazados, para que puedan vivir dignamente. Ella ayuda financieramente los que están en peligro y trata – como madre – para encontrar soluciones a las dificultades y problemas.
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.