¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Charles Peguy, un intelectual inclasificable, lúcido y apasionado por la libertad

© Public Domain
Comparte

Se cumplen cien años de la muerte del escritor francés en la primera Guerra Mundial, convertido a Cristo tras militar en el socialismo

“Cristo no nos libera del sufrimiento, sino de sufrir inútilmente”. Quien dijo esto el próximo septiembre celebrará cien años de su muerte. Charles Peguy (Francia 1873-1914) fue un pensador polémico –lo sigue siendo en sus escritos- e independiente que vivió hasta el fondo uno de sus célebres frases relativas a que “La libertad es un sistema basado en la valentía”. Periodista y ensayista aguerrido se enroló primeramente en la ideología socialista para abrazar más tarde el cristianismo desde el que denunció todo tipo de degradaciones políticas, sociales y espirituales.

De familia humilde, mostró desde pequeño una voracidad intelectual que le llevaron a conseguir becas y ayudas para trasladarse a París y codearse con la intelectualidad del momento en el École Normale Supérieure, donde su sentido de la justicia le catapultó a alinearse con el socialismo de la época y a polemizar ávidamente, junto a Emili Zola y Anatole France, con las autoridades políticas y judiciales por el caso Dreyfus.

Al ser su militancia socialista producto de su inquietud personal por la justicia y la solidaridad más que por el atractivo de la ideología de Marx, abandonó el socialismo para implicarse con el cristianismo más humanitario. Plasmaría sus ideas, como las de buena parte de la intelectualidad más independiente, en las páginas de Cahiers de la Quinzaine, publicación de la que sería fundador en 1900.

“La revolución será moral, o no será”

Brillante en fondo y forma provocaba controversias sobre cuestiones nucleares en la Francia de su tiempo y no dudó en arremeter contra el socialismo oficial, tildándole de “anticlerical y demagógico”, con lo que se adelantaba a su tiempo al observar en él un fuerte componente estatista y contrario a la libertad que le llevó a manifestar que “la revolución será moral, o no será nada”. Del mismo modo que arremetía contra el socialismo establecido, clamó también contra "las tiranías intelectuales", que, impedían la implantación de una mística cristiana actualizada por la justicia.

Fue, en su conversión al cristianismo, donde halló el sentido para alumbrar buena parte de sus obras, como El misterio de la caridad deJuana de Arco, donde triunfa la religiosidad de esta heroína francesa que se convirtió en uno de los referentes nucleares del catolicismo en la obra de madurez de Peguy. En esta línea se encuentran también, El pórtico del misterio de la segunda virtud, 1911; El misterio de los Santos Inocentes, 1912; Santa Genoveva, 1912; Nuestra Señora, 1913; y Eva, 1913. Por estas obras poéticas, el talento creador de Charles Peguy es considerado como uno de los mejores exponentes de la tradición literaria católica francesa más importante de todos los tiempos.

En su faceta de prosista, esgrimió una vehemente brillantez expositiva que tendría su cima en Nuestra juventud, obra de 1910, en la que denunció la corrupción política y la degradación de quienes ostentan el poder o lo persiguen.

Uno de sus seguidores más reputados fue el filósofo Emmanuel Mounier, fundador de la revista Esprit (1932), que se convertiría en el principal órgano de expresión del catolicismo francés a mediados del siglo XX.

Charles Peguy asumió sus palabras de que “el secreto del hombre interesante es que él mismo se interesa por todos”, por lo que siempre se movió en el mismo escenario, acogiendo las historias de las personas que no contaban para nadie.

Vivir al raso

Inclasificable para quienes forcejean para ordenar a las personas en celdas, su consistencia es camino de virtudes básicas, ensambladas en justicia, paz, fraternidad, belleza y “una adhesión por la libertad y la propiedad, como problemas”, según aclara uno de sus estudiosos, Juan Carlos Vila.

Imprimió a su prosa y poesía un ritmo repetitivo, que resulta cansino a algunos, pues asemeja un martillo percutor, necesario y paciente como el de la lluvia, para deshacer el granito del corazón del ser humano que siempre olvida su condición más profunda: la de necesitado de los demás y, por encima de todos, del Creador.

Peguy es un hombre que vislumbra la deriva totalitaria de la Revolución rusa, en un suceso ocurrido en 1905, con el que se aterró previendo el día después del triunfo de los soviets. Esto confiere a su persona y pensamiento la legitimidad de los profetas bíblicos, extravagantes para los mortales aburguesados del tiempo en el que vivió y para los actuales, también, ya que la decisión de secundar a personajes de sus características equivale a abandonar la seguridad de la manada y tener la valentía para vivir al raso.

El hombre que había nacido en Orleáns, apodo con el que se conoce a la Doncella a la que cantó bellamente, marchará al frente en la primera Gran Guerra y, como a muchos otros, una bala segará su vida el 5 de septiembre de 1914 al salir al frente de su compañía desde una trinchera en el Marne. Allí concluirá su vida a sus 41 años, de quien ha sido uno de los más lúcidos y polémicos intelectuales del siglo XX y del actual, que nos aúpa al balcón de la sabiduría permanente y no coyuntural de nuestra sociedad superinformada  cuando vaticinó que “Homero es nuevo esta mañana, y tal vez nada es tan antiguo como el periódico de hoy”.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.