Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Más de 60 nigerianas logran huir de sus secuestradores

UN Photo/Albert Gonzalez Farran
Comparte

Del grupo de mujeres y niñas raptadas en junio por Boko Haram

Más de sesenta mujeres y niñas secuestradas por el grupo terrorista islamista Boko Haram en junio lograron escapar este viernes y volver a casa.
 
Lograron huir de sus captores cuando los hombres armados abandonaron el lugar donde se encontraban con ellas para atacar a militares del ejército de Nigeria en el área de Damboa.
 
“Dejaron a unos pocos cuidadores para vigilarlas y ellas aprovecharon para huir cuando estos dormían”, declaró un agente de seguridad al periódico nigeriano Premium Times.
 
Boko Haram mantiene todavía retenidas algunas personas secuestradas en junio en Damboa y más de 200 menores raptadas el pasado mes de abril.
 
El secuestro y el asesinato no son las únicas consecuencias de la violencia de Boko Haram en las  mujeres de Nigeria: hay muchas otras, entre ellas la pobreza y la marginación. “Las viudas sufren terriblemente por la pérdida de su marido, son marginadas, la mayor parte de sus familiares las aleja de sí, abandonándolas a su suerte”, explica a Fides el obispo de Maiduguri, capital del estado de Borno, monseñor Oliver Dashe Doeme.
 
En la reciente presentación del programa diocesano de ayuda y asistencia a más de dos mil mujeres que han perdido a sus maridos (la mayoría a causa de la violencia de la secta islamista Boko Haram), el prelado ha explicado que tras una primera ayuda de emergencia, el plan es hacer que las mujeres sean autosuficientes, ayudándoles a crear una pequeña empresa.
 
“Nuestro principal objetivo es ayudarlas a que puedan cuidar de sus hijos”, ha dicho monseñor Doeme, “la mayoría de estas mujeres se quedan solas con seis, siete, diez hijos que mantener y sin trabajo”. 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.