Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Crédit Lyonnais, ¿un banco no muy católico?

Wikimedia / JLPC
credit lyonnais
Comparte

¿Un cliente demasiado católico para su banco? LCL ha exigido a una marca de joyería que quite su logo de su web; la razón: prohibición de “anunciarse” con una empresa cristiana

No le basta con cambiar de nombre para  mejorar su imagen… Crédit Lyonnais, hoy rebautizado como LCL, parece tener un serio problema con la religión cristiana: a la diseñadora de joyas y medallas religiosas Maison Laudate le ha pedido omitir toda referencia a LCL: el código deontológico del banco no le permite apoyar a una empresa “cristiana”.
 
Desde entonces, Maison Laudate ha empezado a cerrar sus cuentas de LCL. Numerosos clientes hacen lo mismo y el asunto da que hablar. ¿Se puede hablar de discriminación por motivos religiosos? ¿Hay que boicotear a LCL?
 
Aleteia ha hablado sobre esta cuestión con el fundador de Laudate, Vianney d’Alançon, para quien “este asunto muestra la mentalidad de algunas grandes empresas frente a la identidad cristiana”.
 
¿Desde cuándo existe su empresa?
 
Laudate es una sociedad que existe desde hace cuatro años. Yo he sido fiel a LCL, dispongo de otras cuentas de LCL, y siempre he tenido relaciones bastante buenas con mi asesor personal.
 
Según sus estatutos, Laudate se dedica a la bisutería, la joyería y la orfebrería. No hacemos sólo obras religiosas, sino también profanas.
 
Según el ADN de la empresa, hemos decidido también apoyar a asociaciones, donar el 5% de nuestro volumen de negocios a obras humanitarias.
 
Actualmente, LCL causa preocupaciones a una empresa que dona una parte de sus beneficios a obras caritativas escogidas por los clientes. Pero gracias a Laudate, decenas de niños son apoyados y ayudados vía Enfants du Mekong.
 
¿Qué ha pasado exactamente?
 
El lunes pasado, me reuní con mi asesor personal. Él acabo la conversación informándome de que su jerarquía había pedido que yo precisara que no utilizaría el logo LCL para Laudate.
 
De hecho, en nuestras modalidades de pago, el logo LCL de adjunta al lado de los modos de pago. Él me informó que LCL va a retirar su logo porque el código deontológico del establecimiento bancario le prohíbe apoyar a una empresa cristiana.
 
No es posible por tanto que Laudate pueda aparecer como en co-branding [asociación de marcas para potenciar su valor y rentabilidad, n.d.t.] con LCL.
 
¡Debo admitir que sentí un santo enfado! Le dije que iba a cerrar mis cuentas. El jueves pasado cerré mi primera cuenta, porque este tipo de cosas no se pueden hacer de la noche a la mañana.
 
Entonces le pedí una confirmación escrita, y le envié un correo electrónico el viernes por la mañana para que me diera los elementos de este código deontológico.
 
Él me contestó que la persona que se encarga de ello en LCL estaba ausente y que me los enviarían el lunes. Y ahí estoy en este momento…
 
¿Cómo se ha extendido por la red este asunto?
 
El miércoles por la noche hablé con Michel Janva de Salon Beige, quien escribió una pequeña nota sobre ello, que ha sido tomada por las redes sociales y ha llegado a Famille Chrétienne.

Después hemos recibido numerosas llamadas de teléfono, mensajes y correos electrónicos de apoyo. Ha habido muchas reacciones en las redes sociales y también hemos tenido respuestas de agencias que han animado a cerrar cuentas de este banco.
 
Diócesis y congregaciones también han cuestionado a LCL sobre la existencia de este aspecto anticristiano en su código, gente que no conocemos ha actuado un poco igual en diversos lugares de Francia.
 
Porque no se autoriza a asociar la imagen de LCL a una empresa cristiana, y eso es claramente discriminación por motivos religiosos. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.