Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

​Nuevo llamamiento del Papa Francisco a socorrer a los inmigrantes

ITALIAN COAST GUARD PRESS OFFICE / AFP
Comparte

En un mensaje ante el primer aniversario de su visita a Lampedusa

El corazón del Papa Francisco vuelve a Lampedusa. Ante los trágicos naufragios que parecen no tener fin y ante el creciente problema de la inmigración que aún perdura, debido también a pobreza y guerras ligadas a políticas internacionales, el Obispo de Roma exhorta a los cristianos, a las personas de buena voluntad, a las instituciones competentes y en especial a las de Europa, a tener más valentía y generosidad.
 
Reiterando que es un drama que hay que afrontar no con la lógica de la indiferencia, sino de la acogida, tutelando y promoviendo la dignidad y centralidad de todo ser humano, el sucesor de Pedro recuerda con profunda emoción su primer viaje pontificio, en un mensaje a la arquidiócesis de Agrigento, evocando su visita a Lampedusa, el 8 de julio de 2013.
 
Reiterando su gratitud al Señor por haberle dado la oportunidad de rezar por las demasiadas víctimas de los naufragios y de cumplir un gesto de cercanía a los inmigrantes que buscan una vida mejor, con el anhelo también de despertar la atención hacia esos dramas, el Papa Bergoglio renueva su agradecimiento a los habitantes de Lampedusa y de Linosa comprometidos en una encomiable obra de solidaridad, sostenidos por asociaciones, voluntarios y fuerzas de seguridad, con la cercanía de la Iglesia en Agrigento y de las comunidades católicas italianas.
 
Precisamente el arzobispo de Agrigento, Mon. Francesco Montenegro, leyó el mensaje pontificio en el marco de los actos organizados para celebrar el primer aniversario de la visita del Papa Francisco a la isla siciliana de Lampedusa.
 
 
Texto completo del Mensaje del Papa Francisco:
 
Al Venerado Hermano
Mons. Francesco Montenegro
Arzobispo de Agrigento
 
El aniversario de mi visita a la isla de Lampedusa evoca en mi corazón sentimientos de gratitud al Señor por haberme dado la oportunidad de ir a esa orilla de tierra siciliana a rezar por las demasiadas víctimas de los naufragios; cumplir un gesto de cercanía a los inmigrantes que buscan una vida mejor y a despertar la atención hacia sus dramas; expresando gratitud a los habitantes de Lampedusa y de Linosa comprometidos en una encomiable obra de solidaridad, sostenidos por asociaciones, voluntarios y fuerzas de seguridad.
 
En ese encuentro tan cargado de significado, junto con la Iglesia en Agrigento, se percibió la presencia espiritual y afectiva de todas las comunidades católicas italianas, que en niveles y formas diferentes son una parte activa de la acción de acogida de los migrantes. Después de un año, el problema de la inmigración se está agravando y, lamentablemente, se han sucediendo verificando otras tragedias con un ritmo acelerado. A nuestro corazón le cuesta aceptar la muerte de estos nuestros hermanos y hermanas que afrontan viajes extenuantes para huir de dramas, pobreza, guerras, conflictos, a menudo ligados a políticas internacionales.
 
 
Me dirijo de nuevo espiritualmente frente a la costa del mar Mediterráneo para llorar con cuantos están en el dolor y para echar las flores de la oración del sufragio por las mujeres, hombres y niños que son víctimas de un drama que parece no tener fin. Y que requiere que se afronte no con la lógica de la indiferencia, sino con la lógica de la hospitalidad y del compartir con el fin de tutelar y promover la dignidad y la centralidad de todo ser humano.
 
 
Aliento a las comunidades cristianas y a todos los hombres de buena voluntad a seguir inclinándose hacia los necesitados, para tenderles la mano, sin cálculos, sin temor, con ternura y comprensión. Al mismo tiempo, anhelo que las instituciones competentes, especialmente a nivel europeo, sean más valientes y generosas en socorrer a los prófugos.
Con estos deseos, le imparto de corazón a usted, querido hermano, a cuantos participan en los diversos momentos de oración y reflexión y a toda la Comunidad diocesana la implorada Bendición Apostólica.
 
 
Desde el Vaticano, 23 de junio de 2014
 
Fraternalmente
Francisco
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.