Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Ceada
home iconEspiritualidad
line break icon

¡No te compliques! Lo grande es simple

© Lotus Carroll / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/07/14

Tenemos que ser como niños, confiar más: en el camino de la vida muchas cosas permanecerán ocultas, escondidas, indescifrables

Hoy de nuevo nos acercamos al alma de Jesús. Jesús nos abre su corazón y nos pide que nos asemejemos a Él. Henri Nouwen dice: «Háblanos desde ese lugar del corazón donde eres más tú mismo».

Jesús hoy se pone como ejemplo. Desvela algo de su ser. Habla de lo más íntimo, de lo más profundo. ¿Quién es Jesús en lo más hondo? ¿Cuál es su nombre? Él es humilde y manso. Y quiere que seamos como Él.

El Padre José Kentenich comenta: «Algunas palabras del Señor operan como resquicios que nos permiten vislumbrar el fondo de su alma. Todas esas palabras que nos abren una puerta para atisbar en lo hondo del alma de Jesús se pueden resumir en una expresión que entraña un universo entero. En su vida Jesús no hizo otra cosa que decir ‘Sí, Padre’ (Lc 10,21).

¿Por qué predicaba Jesús? No porque tuviese necesidad de ello, sino porque el Padre así lo quería. Toda la mente y todo el corazón de Jesús tenían como eje al Padre del cielo»[1].

Hoy Jesús nos habla desde ese lugar del corazón donde Él es más Él mismo. Es la única vez en el Evangelio que nos pide que aprendamos algo: «Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón».

No nos pide que aprendamos a hacer milagros. No resalta algunos de los rasgos de su vida. No pide que seamos misericordiosos, verdaderos, fieles, auténticos, honestos, justos.

Es verdad que en otras ocasiones expresa esos ideales a través de parábolas. Pero en esta ocasión nos dice que aprendamos de Él que es humilde y manso. Detrás de su humildad y mansedumbre se esconde la actitud confiada ante su Padre. La actitud de aquel hijo que confía plenamente en su Padre. Fue siempre su actitud.

Decía Benedicto XVI: «Es preciso recordar que el atributo esencial de Jesús es el que expresa su dignidad, el de ‘Hijo’. La orientación de su vida, el motivo originario y el objetivo que la han modelado, se expresa en una sola palabra: ‘Abbá, Padre amado’».

Jesús quiso siempre agradar a su Padre. Fue el sentido de su vida ser hijo dócil en sus manos. Es la actitud filial que hoy quiere regalarnos. Es un mensaje sencillo que Dios ha revelado a la gente sencilla.

Y nosotros a veces somos muy complicados. «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla».

Mira a los suyos, se conmueve al ver la fe de los más sencillos, de los más pequeños. Se llena de ternura hacia los más pobres, hacia los que tienen esa mirada pura que, sin saber mucho, sí lo reconocen.

El mensaje está oculto para el que cree saberlo todo, para el que no está abierto a comenzar de nuevo, para el que no se ve necesitado y encasilla a los otros sin darles una oportunidad.

Les damos demasiadas vueltas a las cosas. No miramos la vida con fe sencilla. Le pedimos a Dios continuamente que nos dé explicaciones, que nos aclare por qué ocurren las cosas de determinada manera.

Dios calla. El silencio de Dios nos aturde. Tenemos que ser como niños. Confiar más. No tratar de entenderlo todo con mente adulta. No querer tener respuestas para todas nuestras preguntas. Es absurdo. En el camino de la vida muchas cosas permanecerán ocultas, escondidas, indescifrables.

Jesús nos pide que seamos como niños. Que nos atrevamos a llamarle a Dios Padre. Que dependamos de su conducción, de su cariño y protección. Como los niños.

Georges Bernanos tuvo una poderosa intuición: «El niño extrae humildemente el principio mismo de su alegría del sentimiento de su propia impotencia. Confía en su madre. Presente, pasado, futuro, toda su vida, la vida entera, se encierra en una sola mirada y esa mirada es una sonrisa».

El niño se sabe amado y por eso confía. Su sonrisa es amplia, sincera, llena de verdad. Su sonrisa sabe que nada malo se esconde bajo las apariencias. No ve debajo del agua cosas peligrosas. Mira con inocencia, porque aún no la ha perdido. Confía y ama sin pretender nada, sin buscar nada. Se abandona en los brazos de su padre. Ama.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
6
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
7
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.