Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 28 julio |
Santa Catalina Thomas
home iconEspiritualidad
line break icon

Eucaristía en tiempos de guerra: «No sabe lo que significa poder comulgar…»

© Public Domain

Gerardo Rodríguez - publicado el 01/07/14

Emocionante carta de un sacerdote francés deportado a un campo de trabajo durante la segunda guerra mundial

Carta de un sacerdote francés deportado al campo de trabajo de Hradischko (30 km de Praga) a un sacerdote checo.

«Mi querido hermano en Cristo, soy un cura de la Santa Iglesia Católica Romana de la diócesis de Belley en Francia (la diócesis de San Juan María Vianney, parroquia de Ars) actualmente me encuentro prisionero en el campo de concentración de Hradischko. Soy el único sacerdote entre todos los prisioneros; está también conmigo un seminarista teólogo. Fui arrestado por la Gestapo, aquí es imposible practicar los deberes espirituales, celebrar la Santa Misa y comulgar. Ya comprenderá mi dolor como sacerdote».«No le extrañe, pues, que me dirija a usted para que trate de ayudarme en el estado de abandono en que me hallo. ¿Tendría usted la posibilidad, tras madura reflexión y tomando todas las precauciones, de eviarme lo aquí consignado: el Nuevo Testamento, la Imitación de Cristo, un misal romano y algunas hostias consagradas? Hace diez meses que no he recibido la Santa Comunión. Esté usted seguro de que seré prudente Mi conpañero, el teólogo y yo, sus hermanos en Jesucristo, le saludamos cordialmente y le pedimos su bendición«. Gabriel Gay, sacerdote

El Padre Alois Betik responde y añade los libros pedidos y provisiones, ¿y las hostias consagradas? Desde el arzobispado una escueta respuesta:

«No es posible«.

El deportado se somete filialmente y termina una nueva carta así:

«¡Nos gustaría tanto poder comulgar el día del nacimiento del Maestro en Navidad! Pero: ¡Hágase tu voluntad!.«

El Padre Betik desobedece por primera vez en su vida y le da 15 hostias consagradas al cura de Pikovice que tiene acceso a la zona prohibida.

18 de diciembre de 1944, primera comunión en Hradischko.

«El Cielo ha visitado la tierra en el campo de los pobres. No sabemos cómo agradecérselo. Damos las gracias también al joven cura de Pikovice por su valor y… esperamos que aproveche de nuevo la ocasión para enviarnos la Eucaristía cuando le sea posible. Representa para nosotros la esperanza, la fuerza y la paz. Con ocasión de las fiestas de Navidad, vamos a rogar especialmente en la secreta comunión de los Santos«.

Una nueva carta después de Navidad.

«Hemos disfrutado de unas hermosas fiestas de Navidad porque hemos tenido entre nosotros a Jesús, que ha podido entrar en nuestros corazones. Otros deportados han comulgado también con nosotros. Mi amigo el seminarista y yo comulgaremos de nuevo el día de Epifanía. Si puede mandarnos más Santas Hostias no deje de hacerlo. El Cristo Eucarístico es nuestra alegría y nuestro supremo consuelo«.

8 de febrero de 1945, tras el segundo envío clandestino:

«El Cristo Eucarístico ha causado gran alegría a muchos en medio de nuestras miserias, y eso se lo debemos a usted… En este momento nos sentimos muy felices porque tenemos todo lo que necesitábamos: La Eucaristía, el misal romano, el Nuevo Testamento y el breviario».

Un mes más tarde:

«¿Podemos esperar recibir aún por tercera vez el Cuerpo de Cristo para cumplir, junto con numerosos compañeros el campo, nuestro deber pascual?«.

El Padre Betik no podrá contestar esta última petición, y la Pascua del Padre Gabriel será en el cielo. El 11 de abril junto a siete deportados es ultimado con una ráfaga de metralleta camino al trabajo. Ya nunca más los hombres de las SS jugarán a «hacer gimnasia» con los deportados. Nunca más.

Tags:
eucaristiasacerdotesegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
4
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
5
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
6
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
7
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.