Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
San Casimiro
home iconEspiritualidad
line break icon

​Lo que hay en mí de Saulo

© tucul_photo / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/07/14

Tal vez en mis propios juicios reconozco a Saulo, cuando no admito opiniones diferentes, cuando me cierro en mi verdad y rechazo otros caminos, cuando creo que mi forma es la única correcta

Pablo se sintió rescatado de las aguas. Jesús mismo salió al camino a buscarlo. No quiso que se perdiera. Anduvo detrás de él hasta que lo tiró del caballo. Como uno nacido prematuramente, antes de tiempo. Así lo rescató Dios.

No se enorgullece de ser el último. Simplemente habla del amor de Dios. Cuenta cómo Jesús se apiadó de él en el último instante. Eso es suficiente para ser apóstol.

No lo eligió de los primeros. No pudo compartir con Él su vida terrena. No pudo negarlo durante su camino a la cruz. No estuvo allí. No pudo sufrir con los otros apóstoles el miedo y la alegría, las dudas y los milagros.

No fue tocado por el abrazo de Jesús. No sintió sus lágrimas. No palpó su deseo. No recibió esas palabras que llenaban de vida. No escuchó, como Pedro, la pregunta que rompe las entrañas: « ¿Me amas?». No. No pudo decirle compungido, que lo amaba.

Pero Jesús esperó. Dejó que estuviera presente en la muerte de Esteban y de otros. No se lo impidió. No retuvo su brazo. No se interpuso en su camino. No lo hizo hasta aquel día en Damasco. Allí se apiadó de él.

¿Qué sentiría Pablo en su alma cuando se levantó sin ver? Dios perdonó todos sus pecados. Salvó su vida. Lo tiró del caballo y lo perdonó hasta lo más hondo de su alma. Allí, sobre el polvo del camino, experimentó el abrazo del Padre al hijo pródigo.

Lloró como lloró Pedro. Se sintió solo y acompañado, perdido y encontrado. Allí, como María Magdalena, sintió que Jesús le perdonaba todos sus pecados. Allí, como Pedro, conmovido, se supo amado para siempre.

Ciego, roto, caído, vacío, mudo. Salvado en el último momento. Se dejó guiar, él, que nunca antes había seguido a otros aprendió a seguir otro camino. Aprendió a obedecer a otros hombres, cuando hasta ese momento sólo pensaba que obedecía a Dios. Ese Dios al que amaba sobre todas las cosas se hizo carne en una voz que se apiadó y le mostró un nuevo camino.

Siempre que pienso en Saulo pienso en todo lo que hay en mí mismo de Saulo. De ese Saulo antes de Damasco, orgulloso de sí mismo. Ese Saulo seguro y firme, convencido de lo que hacía, satisfecho consigo mismo, salvado, ya redimido.

No dudaba. Simplemente cumplía con pasión lo que pensaba que era la voluntad de Dios. Era un fiel cumplidor. Me impresiona su fuerza para hacer justicia.

Tal vez en mis propios juicios reconozco a Saulo. Cuando no admito opiniones diferentes. Cuando me cierro en mi verdad y rechazo otros caminos. Cuando creo que mi forma es la única correcta.

Entonces pienso en ese Dios que salva, rescata, tira del caballo, abraza. Ese Dios que no se olvida de mí y me rescata. Como a Saulo. Como a tantos. Ese Dios enamorado.

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.