Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Efecto Francisco” se siente en la colecta para las obras de caridad

© CTV
Comparte

El antiguamente llamado Obolo de San Pedro, recaudó 78 millones de dólares en 2013, que significó un 18% más respecto al año anterior a pesar de la crisis

El "efecto Francisco" se hizo sentir también en la colecta del Óbolo de San Pedro, la iniciativa por la que cada año los católicos del mundo son invitados a donar dinero para las obras de caridad del Obispo de Roma. Pese a que persiste la crisis económica, la suma reunida en el 2013 superó los 78 millones de dólares, frente a los 65,9 millones recibidos el año anterior.
 
Lo reveló en una entrevista al diario católico Avvenire el arzobispo Angelo Becciu, sustituto de la secretaría de Estado, el eclesiástico que supervisa la sección que administra el Óbolo.
 
En los últimos años se registró también por la crisis económica una disminución de las sumas recogidas. En el 2009 fue de 82,5 millones de dólares y en el 2010 de 67 millones, luego se remontó a 69,7 millones de dólares, pero descendió más tarde a poco menos de 66 millones de dólares.
 
En el 2013, en cambio, explicó monseñor Becciu, "registramos una recuperación significativa. Los datos aún no son definitivos, nos dicen que son en torno a los 78 millones".
 
"La crisis no ha cesado. Considero que nos encontramos frente a un efecto Papa Francisco. El Pontífice volvió a despertar a los fieles católicos, suscitó un particular entusiasmo que los llevó a ser más generosos y disponibles a contribuir a las necesidades de la Iglesia universal", dijo Becciu. (ANSA).
 
Artículo originalmente publicado por Valores Religiosos
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.