Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ecuador denuncia tráfico de ADN de minorías indígenas

© kate fisher
Comparte

El presidente Correa apunta a Estados Unidos: “Han vendido código genético de indígenas a 8 países”

La revista de El Salvador DiarioCoLatino informa del caso de un instituto de investigación de Estados Unidos que habría extraído sin autorización sangre de indígenas amazónicos de la etnia huaorani con propósitos científicos, que posteriormente se vendió para realizar estudios de ADN a ocho países, entre ellos Alemania, Canadá, Estados Unidos, India, Italia, Japón y Singapur.

Los mismos huaorani presentaron la denuncia en 2010 y la investigación la ha llevado a cabo un organismo oficial del gobierno de Ecuador, que ahora se propone entablar juicio contra los responsables.

La acusación apunta al Instituto Coriell, con sede en New Jersey. “La cuestión es que Coriell vendió ese material por lo menos a ocho países”, denunció la viceministra de Educación superior de Ecuador, María del Pilar Troya.

El Instituto Corelli declaró a mediados de junio a la agencia Press que en 1991 recibió de un investigador, al que no identificó, “un solo tubo” que contenía “una línea celular linfoblastoide obtenida a partir de una muestra de sangre de un individuo huaorani”.

La muestra –explicó- fue entregada por un investigador de Harvard, con la aprobación de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación” del gobierno ecuatoriano.

“Entre 1994 y 2008, a pedido de investigadores de ocho países, Coriell distribuyó siete cultivos celulares y 36 muestras de ADN de esa línea para uso exclusivo de investigación científica”, se defendió el Instituto, “y no obtuvo beneficios relacionados con la recepción, almacenamiento o distribución” de la muestra.

El Instituto Coriell agregó que la muestra fue cultivada para producir células, de las que se extrajo el ADN, antes de retirarla en 2010, por lo cual ya no está disponible para la investigación.

La viceministra de Educación del gobierno de Ecuador confirmó que efectivamente “esta (línea celular) fue vendida a Coriell con fines de investigación”.

“Desde fines de los años ’60 hasta hoy se han detectado 3.500 procedimientos (de extracción de muestras) de distinto nivel”, declaró la funcionaria. “A los huaorani les extrajeron muestras de sangre. En algunos casos también de tejidos, y sólo el 20% firmó algún tipo de consentimiento”.

El presiedente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que la sangre fue sometida a “experimentos” porque los huaorani, que desde hace décadas no tienen contacto con la civilización, son “inmunes” a ciertas infermedades.

Los huaorani son aproximadamente 3000 en la actualidad. Sobreviven los clanes taromenane e tagaeri, los  dos únicos pueblos nómades que viven en una vasta zona selvática en estado de aislamiento voluntario.
 
Artículo originalmente publicado por Tierras de América
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.