Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sabes lo que pasará mañana?

© Richard West / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 28/06/14

Vivir con paz, sin miedo a la vida, porque ya le hemos entregado todo y no hay nada que perder

Vivir la vida con un sentido nos ensancha el corazón. Vivir con la alegría de saber que Jesús cuenta con nosotros y nos necesita para su plan de amor. Vivir sin miedo a lo que pueda pedirnos porque siempre será lo mejor, aunque no comprendamos nada.

Vivir con la certeza de saber que camina a nuestro lado, nos sostiene, nos alienta y nos da la fuerza para seguir luchando. Vivir confiados aunque a veces el camino parezca intransitable. Vivir con paz, sin miedo a la vida, porque ya le hemos entregado todo y no hay nada que perder.

Dios ya sabe todo lo que soñamos y entiende lo que deseamos. Conoce nuestro corazón mejor que nosotros mismos. Y sabe que sólo su camino nos hará plenamente felices. La enfermedad, la salud, el éxito, el fracaso, los planes propios, los de Jesús. ¿Quién es Jesús realmente en nuestra vida? ¿Qué lugar ocupa en nuestro corazón? Surgen las dudas y los miedos. Miradas y deseos.

Como Pedro al mirar a Jesús después de negarlo. Como Saulo que, caído del caballo, ya no puede ver. ¿Quién es Jesús? No lo sabemos realmente. Lo seguimos sin conocerlo. Confundidos por las prisas y los temores. Deseando acertar en el camino, con miedo a equivocarnos.

Decía el Padre José Kentenich: «Que nuestra vida se pase en esta contemplación ante el Sagrario. Cristo es la raíz que nutre todo el árbol. Que se convierta más y más en el eje de nuestra vida, para que seamos otros Cristos. Cuando se trata del corazón, no se nos exige un mínimo, sino un máximo. Jesús nos pide una actitud interior radical en extremo»[1].

Tiene que pertenecerle nuestro corazón. Sí, queremos seguirle a Él, como lo hicieron Pablo y Pedro. Aún sabiendo que seguirle siempre supone riesgos. Implica vivir de otra manera. Significa seguirle en la salud y en la enfermedad, en la escasez y en la abundancia. Amar hasta el extremo sin miedo a perderlo todo. Vivir con menos seguros y más incertidumbre. El alma tiembla.

Me gustan las palabras de Jorge Luis Borges: «Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida. Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas; si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría descalzo hasta concluir el otoño. Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres, y jugaría con más niños, si tuviera otra vez vida por delante».

Son palabras que hablan de libertad y entrega. De camino y meta. De luz y sombra. De sueños y esperanza. De libertad y pocas cadenas. De pocos planes y mucha audacia. Describen la libertad de los niños y la fe de los santos. Nos invitan a viajar livianos por la vida sin querer controlarlo todo. Y eso nos asusta.

A todos nos gusta saber cuál es la siguiente etapa. El próximo destino. La parada que nos espera. A todos nos asustan las cruces grandes y pequeñas, lo desconocido y lo incontrolable.


[1] J. Kentenich,
Mi vida es Cristo
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.