Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 13 mayo |
Nuestra Señora de Fátima
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Todavía hay profecías y profetas?

Ian Scott-CC

Forum Libertas - publicado el 21/06/14 - actualizado el 05/04/19

6 criterios para entender a los profetas a lo largo de la historia del cristianismo

Profetas han existido desde el inicio de la historia y existen todavía (aunque no se les llame así), porque la función profética es universal.
Existe una opinión muy difundida, en el sentido de que la profecía es algo del pasado, algo que se circunscribe al ámbito de la historia de Israel, del Antiguo Testamento, y que termina con la Primera Venida de Cristo.

Esa es una visión básicamente racionalista, que ignora qué es la profecía y cuál es su finalidad.


ABRAHAM

Te puede interesar:
Papa Francisco: ¿Cómo saber si un profeta es verdadero profeta?

La misión de la profecía es conducir al hombre a la realización del Reino de Dios, concierne al Cristo total y se extiende hasta su Segunda Venida al final de los tiempos, lo que difícilmente es compatible con una visión que pone un límite temporal o espacial a su existencia y cometido.

Aunque esa opinión la sustentara una parte del sacerdocio, no por ello habría que darle carta de naturaleza. Muchas veces sectores del sacerdocio –tanto en el pequeño como en el gran Israel– han desnaturalizado la religión en provecho de su estrecha visión de la realidad.

Los escritos de los profetas del Antiguo Testamento no se circunscriben únicamente a la historia de Israel, sino a cualquier tiempo en el que “la humanidad vuelve a las condiciones en las que se dio la profecía” (M. Valtorta, Cuadernos).




Te puede interesar:
Ser profetas en los tiempos del Facebook

Del mismo modo que la predicción de Jesús sobre la destrucción de Jerusalén en Mateo 24, enlaza con los textos escatológicos sobre el fin de los tiempos, de tal modo que la destrucción de la ciudad se convierte en la prefiguración de la gran destrucción del orbe, todas las antiguas profecías tienen su aplicación a los nuevos tiempos.
Por ello, cabe predicar la universalidad espacial y temporal de los textos de los antiguos profetas, y su aplicabilidad a nuestra actualidad.

Un claro ejemplo de lo anterior lo encontramos en Daniel, cuya profecía abarca la totalidad del “tiempo de los gentiles”, es decir, de nuestro tiempo, el tiempo de los “diez reinos” que suceden al imperio romano tras su caída.




Te puede interesar:
Hoy celebramos también a… san Daniel

Pero los nuevos tiempos tienen también sus profetas.

El primero y más grande –sin contar, por supuesto, al propio Hijo de Dios en esta relación– es el Evangelista san Juan, que describe en su Apocalipsis la totalidad de la historia humana, hasta su consumación final en la realización del Reino de Dios con esos “nuevos cielos y nueva tierra”, tras haber superado la agonía terrible de los últimos tiempos.

Y a lo largo de la historia del cristianismo no han faltado profetas en ningún momento, aunque no hayan sido objeto de gran atención por parte de la jerarquía de la Iglesia y no se les haya dado la importancia que en Israel tuvieron los profetas de aquel tiempo.

Por citar algunos:

– San Agustín (siglo IV)- San Remigio (496)

– San Cesáreo de Arles (470 – 542)

– Santa Hildegarda de Bingen (siglo XII)

– San Ángel (muerto en 1125)

– San Francisco de Asís (1182 – 1226)

– Santa Caterina de Siena (1347 – 1380)

– San Francisco de Paula (1416 – 1507)

– Jean de Vatiguerro (siglo XVI)

– El Abbé Souffrand (1755 – 1828)

– Santa Ana María Taigi (1769 – 1837)

– El Padre Nectou (1777)

– La profecía de Prémol (1783)

– Sor Mariana (1804)

– La “religiosa de Bellay” (1810 – 1830)

– El Padre Lamy (1853 – 1931)

– Joséphine Reverdy (1854 – 1919)

– La “extática de Tours” (1882)

– El Abbé Rigaux (1893)

– La extática Marie-Julie Jehanny (1896)

– El Padre Pío de Pietrelcina (1887 -1968)

La lista no pretende ser exhaustiva; todos ellos han recibido el don de la profecía y lo han manifestado en sus escritos y revelaciones.

Como puede verse, la relación llega hasta prácticamente nuestros días, y puede encontrarse con bastante facilidad literatura relativa a cada uno de ellos.

Un caso reciente que merece destacarse por su singularidad es el de Maria Valtorta (1897 – 1961). Hay que decir que la Iglesia no se ha pronunciado con relación a sus revelaciones, no obstante lo cual su fama se ha extendido por todo el mundo y han sido publicadas en casi todos los países.

Pero la relación de profetas no puede cerrarse sin la referencia a la Reina de los Profetas, la propia Virgen María, que desde 1830 en la Rue du Bac de París cuenta con 22 apariciones reconocidas por la Iglesia, de las que las más conocidas son, además de la citada, las de La Salette, Lourdes, Pontmain y Fátima.

Además de las apariciones aceptadas por la Iglesia, hay otras pendientes de decisión, entre las que cabe destacar por su magnitud, impacto e importancia la de Medjugorje, pequeña localidad en Bosnia-Herzegovina.

¿Cómo distinguir una verdadera profecía?

Pocos temas hay que sean tan difíciles y polémicos como éste. Resulta muy difícil hablar de profecía sin haber establecido previamente un cierto número de criterios básicos.

1. La profecía no responde a una interpretación u opinión personal, objeto del propio conocimiento o experiencia, sino que se trata de una inspiración o revelación divina

Este primer criterio es la base de todo lo demás, puesto que sitúa el origen de la profecía en lo sobrenatural, distinguiéndola de este modo radicalmente de cualquier opinión puramente humana.

Reducir la profecía al nivel de la opinión o aserto individual, por grande que pueda ser el conocimiento de quien lo expresa, elimina todo su valor como referencia y guía indudable.

Eso es precisamente lo que hace el racionalismo, al desvalorizar o negar su fundamento sobrenatural. Y el racionalismo se infiltra también en la Casa de Dios.

La profecía es un don del Espíritu Santo, expresión máxima de la libertad del espíritu, que “sopla donde quiere”. En consecuencia, la profecía es una expresión de la Verdad.

2. La profecía no es una función sacerdotal

La profecía no pertenece al ámbito personal ni se transmite sacramentalmente, es un don otorgado a quien el Espíritu elige, sea o no un sacerdote.

Es más, puesto que en gran número de ocasiones la función profética o una parte de ella consiste precisamente en señalar los errores y desviaciones del clero, es frecuente que esta función corresponda a los laicos.

3. La profecía concierne a Cristo

La profecía concierne a la historia no como historia meramente humana, sino contemplada en su finalidad metafísica: la integración de todo en Dios. Se refiere, por tanto, esencialmente a Cristo y a su función redentora, que concierne a todo el pueblo de Dios.

Ahora bien, el pueblo de Dios, tras la Primera Venida, no es ya solamente el “pequeño” Israel, sino también el “gran” Israel o la cristiandad.

Por ello, la profecía no se limita a los acontecimientos que terminan con esa Primera Venida, sino que su ámbito se extiende hasta el final de los tiempos, abarcando tanto la Primera como la Segunda Venida.

En este sentido, la profecía es un recordatorio permanente del sentido trascendente de la historia.

4. La profecía no es expresión de ningún determinismo

La finalidad de la profecía “no es anticipar lo inevitable, sino indicar lo posible y prevenir lo indebido, llamando a la conversión y al coraje” (S. Boulgakov).

Dios respeta la libertad del hombre y no lo obliga a seguir el camino del bien, puesto que hacerlo supondría dejar sin contenido la esencia espiritual del hombre, de la cual la libertad es componente intrínseco, arruinando la imagen y semejanza divinas en él.

No obstante, le advierte de los peligros del camino que ha escogido y le indica los medios para evitarlos. El resto depende de nosotros.

5. La profecía se orienta a la realización del Reino de Dios

La profecía tiene un sentido y una finalidad, que es conducir al hombre a la realización del Reino de Dios, de la que el hombre es colaborador necesario.

6. La profecía se hace tanto más comprensible cuanto más próxima se halla su realización

Puesto que la profecía tiene como finalidad guiar al hombre hacia el cumplimiento de su destino, tiene necesariamente sus tiempos.
Muchas claves son necesarias para comprenderla, y esas claves van apareciendo a medida que se acerca el tiempo de su cumplimiento.
Pretender interpretarlas con la sola inteligencia humana sin la posesión de esas claves, conduce a errores que “perturban el corazón de los hombres” (R. Auclair). Una vez esas claves son accesibles, hacen de la profecía una guía y un elemento de ayuda.

Fragmento de unartículooriginalmente publicado por Forum Libertas

Tags:
profeciaprofeta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.