Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Felipe VI, el rey de todos los españoles

© PACO CAMPOS / AFP

SPAIN, Madrid : Spain's King Felipe VI speaks as Spain's Queen Letizia (R) listens at the Congress of Deputies, Spain's lower House in Madrid on June 19, 2014 for a swearing in ceremony of Spain's new King before both houses of parliament. Spain's King Felipe VI begins a new reign today already facing a threat to the unity of his kingdom as the northeastern region of Catalonia fights to hold an independence referendum on November 9. AFP PHOTO / POOL/ PACO CAMPOS

Vida Nueva - publicado el 20/06/14

Yerran quienes critican al nuevo monarca por prescindir en su investidura de toda simbología religiosa

Después de casi cuarenta años de reinado, Juan Carlos I cede el testigo a Felipe VI. Ante un momento especialmente significativo, conviene hacer hincapié en los discursos más constructivos e integradores, aquellos que tienen en cuenta la pluralidad de sensibilidades que marcan nuestra convivencia.

No perdamos la perspectiva. El régimen vigente es el que nos ha traído a los españoles más paz, libertad y estabilidad en toda nuestra historia moderna. Conscientes de ello, aunque sin dejar de ser muy críticos con las actitudes y hechos que han socavado la credibilidad en nuestras instituciones –aspecto ciertamente grave en un tiempo de crisis como el que atravesamos–, hay que insistir en que es saludable que quienes defienden un cambio en la concepción del Estado lo reivindiquen por todos los medios que deseen, siempre y cuando sean pacíficos.

Es esta la hora de la normalidad. La ciudadanía española, como viene demostrando desde hace mucho tiempo, está llamada a dar una vez más testimonio de de su capacidad de convivencia. Todos, empezando por nuestros políticos, tenemos que tener altura de miras. También, evidentemente, los católicos. Una tarea que empieza enfocando el contexto con perspectiva histórica y apelando siempre a la legalidad y a la lógica vigentes.

Yerra la minoría que, desde la fe católica, critica a Felipe VI por prescindir en su investidura como monarca de toda simbología religiosa. No olvidemos que esta ceremonia tuvo lugar en las Cortes, la sede de la soberanía nacional. Allí, más que en ningún otro espacio, la Carta Magna, la Constitución que todos nos dimos en 1978, ha de ser respetada con el máximo escrúpulo.

No vivimos en la España que don Juan Carlos heredó de Franco, donde la confesionalidad católica regía con todo su vigor y el rey era investido con los poderes supremos de una dictadura.

Ahora los soberanos son todos los españoles. Porque, más allá de la fórmula empleada para definir el Estado, la esencia es que somos ciudadanos y no súbditos. Por eso, en nuestra democracia, todos tenemos el mismo derecho a sentirnos representados por nuestro jefe de Estado. Por eso, en nuestro modelo aconfesional, el rey está obligado a cuidar con mimo cualquier detalle que pueda ofender a alguien. Porque, como analizamos en nuestro A fondo, Felipe VI solo es “Su Majestad Católica” desde un punto de vista histórico y simbólico, pero no real. En absoluto.

¿Quiere decir esto que el nuevo rey, bautizado en la fe católica, casado por la Iglesia y máximo representante en una nación vertebrada históricamente por el catolicismo, no haya de tener esto en cuenta? Sería lo mismo que pedir que ignorara el espíritu del texto constitucional, donde se afirma con nitidez que nuestro Estado es aconfesional, a la vez que se pide tener en cuenta “las creencias religiosas de la sociedad”. Es decir, mantener “las consiguientes relaciones de cooperación” con todas las confesiones, entre las que se cita, significativamente, a la Iglesia católica.

Felipe VI está preparado para ser el rey de todos los españoles. Eso implica conocer el país en el que vive, donde hay creyentes de todo signo y también personas sin fe. Desde la normalidad, que reine el respeto.

Tags:
concilio vaticano iiespañatradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.