Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
Santas Perpetua y Felicidad
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué significa la fiesta del Corpus Christi?

HOLMDEL,NJ- The Eucharist in Monstrance in a early morning procession to the main altar at the 1st Annual Eucharistic Congress in the Diocese of Trenton.

SIC - publicado el 18/06/14

Dios ha venido para quedarse... y no son sólo "palabras bonitas"

El día 22, domingo, celebramos este año el día del Corpus, el misterio de la presencia de Cristo entre nosotros. Se hará presente en nuestros Altares y Custodias, paseará por las calles de las grandes y pequeñas ciudades, por los pueblos y núcleos, continuando viva la tradición de nuestros antepasados en la fe.

Habiéndose dignado Dios humanarse para restaurar la condición humana, no sólo murió por nosotros en la cruz, sino que discurrió el modo de quedarse de día y de noche en los sagrarios de nuestras iglesias, para recibir nuestra adoración y alimentarnos con su cuerpo y con su sangre.

Santo Tomás de Aquino, pregonero por antonomasia del gran misterio eucarístico, escribió que si en Belén y en el Calvario Cristo ocultaba su divinidad “letabat deitas”, en el Sacramento del Altar esconde hoy también su “humanitas”, su humanidad.

Este mismo gran teólogo y santo de la Iglesia, describió así los frutos saludables que nos ofrece Cristo Sacramentado:

a) Es alimento para nuestras almas. Este pan de los ángeles sustenta la vida espiritual del cristiano y la vigoriza de modo sorprendente. Así lo experimentan las almas eucarísticas.

b) Nos une e incorpora al Señor, en unión física y permanente, como sucede con los alimentos. En la Comunión Cristo nos une a su persona de forma que podemos decir con San Pablo “vivo yo, no soy yo, es Cristo quien vive en mí” (2 Cor 5, 15).

c) Nos comunica la misma vida de Dios, desde esa comunión misteriosa que nos hace realmente partícipes de la vida divina. Al hacerse hombre, el Verbo del Padre comunicó a su carne, a su humanidad santa, la vida divina. De aquí que, al recibir la carne del Redentor, recibamos también su vida divina que nos santifica y nos diviniza, podríamos decir.

d) Nos confiere el don de la inmortalidad. Al unirnos a Cristo por la comunión, vivimos su vida y se deposita en nosotros la semilla de la vida eterna, prenda de resurrección gloriosa que nos conduce a la eternidad.

Cuando en la Última Cena, en el Jueves Santo, Cristo lavó los pies a sus discípulos nos dejó el mandamiento nuevo del amor: “que os améis uno a otros; como yo os he amado, amaos también los unos a los otros” (Jn 13,34). Pero, dado que esto sólo es posible si permanecemos unidos a Él, como los sarmientos a la vida (cf. Lc 15, 18), decidió quedarse con nosotros en la Eucaristía para que pudiéramos nosotros permanecer en Él.

Por eso, cuantas veces recibimos su Cuerpo y su Sangre, su amor pasa a nosotros y nos capacita para entregar también nosotros la vida por nuestros hermanos (cf. 1 Jn 3, 16), para no vivir ya solo para nosotros mismos. El encuentro con el Señor en la Eucaristía es el manantial que renueva nuestra entrega de caridad, porque amar a Dios y al prójimo son inseparables.

La gran fiesta del Corpus es no sólo para adorar y alimentarnos de la Eucaristía sino también para pensar cómo es nuestra respuesta al amor de Dios para con nosotros, si es o no “con obras y según verdad” (1 Jn 3, 18). Primero si somos justos, pues la justicia es inseparable de la caridad, es intrínseca a ella, pero también hasta dónde llegamos en nuestras relaciones de gratitud, de comunión y de misericordia para quienes nos extienden su mano por medio de nuestras Cáritas.

Gracias, en nombre del Señor, por tanta generosidad en momentos difíciles. Gracias por tantos voluntarios que hacen posible recoger, coordinar y distribuir los frutos del amor. Que nuestra fe eucarística se traduzca en amor, y a este amor organizado, que es Cáritas, lo apoye y bendiga el Señor.

Por Ramón del Hoyo López, Obispo de Jaén. Artículo publicado por la Agencia SIC

Tags:
eucaristia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos con esta oración de la...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.