Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Qué diferencia hay entre presbítero y diácono?

ordination priest

George Martell/The Pilot Media Group/ CC

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 17/06/14

El presbítero tiene algunas potestades sacramentales específicas, el diácono asiste al sacerdote

El sacramento del Orden tiene tres grados: episcopado, presbiterado (el presbítero es a quien denominamos comúnmente “sacerdote”) y diaconado.

Los tres grados son explicados en los números 1554-1571. Es un texto largo, y a él me remito para una exposición completa. Aquí nos limitaremos –esa es la consulta, enviada a Aleteia desde Guatemala a través de Facebook- a las funciones del diácono, y las diferencias al respecto con el sacerdote (presbítero).

El presbítero es propiamente sacerdote; no tiene el sacerdocio en plenitud –eso es propio del obispo-, pero es verdadero sacerdote. Eso le confiere algunas potestades sacramentales, especialmente sobre los sacramentos, pues la celebración de varios de ellos –Eucaristía, Penitencia, Unción de los enfermos, Confirmación- requiere el sacerdocio.

Incluyo aquí la Confirmación porque, aunque normalmente se reserva al obispo, puede celebrarla un sacerdote en ciertos casos.

El diácono ha recibido el sacramento del Orden, pero no es propiamente un sacerdote, y no tiene las mencionadas potestades sacerdotales.

Su principal función es la asistencia al sacerdote –cualificada: no es simplemente “un ayudante”- en esas celebraciones.

Así por ejemplo, en misa, si hay un diácono será él quien lea el Evangelio –las disposiciones litúrgicas no permiten hacerlo a un lector laico- y puede encargarse de la homilía, y distribuirá la comunión junto al celebrante (o él solo, si hay razones para ello).

Hay dos sacramentos para los cuales no es imprescindible la potestad sacerdotal. El primero es el Bautismo, pues puede celebrarlo válidamente cualquier persona (válidamente: lícitamente sólo en casos de necesidad).

El segundo es el Matrimonio, pues aunque muchos tengan la mentalidad de que “les casa el cura”, en realidad son los contrayentes los ministros del sacramento (evidentemente, no lo son de la Eucaristía si se celebra la unión dentro de la Misa), y el sacerdote aquí es una especie de testigo cualificado que recibe el consentimiento de los contrayentes en nombre de la Iglesia).

Pues bien, en estos dos casos el diácono puede ejercer el papel que ordinariamente vemos hacer al sacerdote. También puede dirigir una liturgia de la palabra, y celebrar un entierro, pues no se celebra ningún sacramento en estos casos.

En cuanto al vestido –se incluye en la consulta-, hay que tener en cuenta que un diácono es un clérigo, por lo que le corresponde vestir como tal.

En las ceremonias litúrgicas, el diácono tiene una pieza particular en lugar de la casulla –ésta se reserva al sacerdote-, llamada dalmática. Ciertamente, para alguien que conozca poco los detalles litúrgicos, la dalmática puede parecer una especie de casulla peculiar, pero en realidad son vestiduras distintas.

El diácono, decíamos, está para asistir al sacerdote, pero puede surgir alguna confusión en lugares en los que no hay sacerdote y sí diácono. En vez de asistir tiene que suplir. ¿Qué puede hacer el diácono en estos casos? Lo que puede; o sea, todo menos lo que requiere una potestad sacerdotal, pues no la tiene. No puede celebrar la misa, ni confesar, ni confirmar, ni dar la Unción de enfermos.

En estas situaciones suele suceder que los domingos se celebre una liturgia peculiar en vez de la misa. Consta de la liturgia de la palabra, y, si ha pasado por allí un sacerdote que al celebrar misa ha dejado Hostias consagradas, se añade la liturgia de la comunión. O sea, de las tres partes de la Misa, se celebra la primera y la tercera, pero no la central.

No es central solamente por estar en segundo lugar, sino por que es verdaderamente el centro de la celebración: el sacrificio eucarístico. Más no puede hacer el diácono.

Como suele coincidir esta circunstancia con lugares donde la formación cristiana es bastante incompleta, es natural que se piense que lo celebrado es una misa. Pero no lo es.

Tags:
dummies feliturgiasacerdotesacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.