Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconEspiritualidad
line break icon

​Dudas y certezas, las dos pueden ayudarnos

© Steve Walker / Flickr

https://www.flickr.com/photos/stephoto27/5990549743<br /> Wimbledon semi-final 2011&nbsp;

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/06/14

Las dudas no nos entristecen, al contrario, nos animan a buscar más, a luchar más

No siempre las cosas son como queremos. Hacemos planes. Y Dios se ríe al escucharlos. Tejemos sueños. Desgranamos alegrías.

Desciframos signos buscando lo que Dios quiere, queriendo hacer realidad sus deseos. Porque nos quiere, quiere nuestro bien, que seamos felices. Porque nos ha llamado a una vida plena y estamos en camino recorriendo etapas.

Entendemos que Dios quiere algo de nosotros, algo grande. A veces vemos destellos y se nos abren los ojos. Una luz que nos hace ver sus deseos.

El Papa Francisco, en oración, antes de ser presentado a la Iglesia como el nuevo Papa, experimentó la certeza, la luz de Dios: «En determinado momento se sintió invadido por una poderosa luz. Eso duró un momento pero a él le pareció mucho tiempo. Entonces la luz desapareció»[2].

Son momentos de luz, de claridad, que nos permiten caminar. Son espacios abiertos en los que descubrimos el querer de Dios.

Pero es verdad que luego la duda es compañera del camino. Esa duda que nos permite volver a mirar a lo alto buscando luz.

Decía Rafael Nadal: «Toda mi carrera he tenido dudas. La gente que no las tiene es arrogante. Dudar es realismo, es vivir con la realidad. La duda es parte de la vida. Yo no veo que las cosas sean tan claras».

Es cierto. Hay dudas en cada paso del camino. Pero las dudas no nos impiden vivir con paz y esperanza. Cuando hemos visto con claridad hacia dónde va nuestro camino, esa verdad ya nunca nos deja.

Escribía Eloy Sánchez Rosillo: «Tu error está en creer que la luz se termina. Al cabo de los años he llegado a saber que en la naturaleza del milagro se funden lo fugaz y lo perenne. Tras su apariencia efímera, el relámpago sigue viviendo en quien lo vio. Porque su luz transforma y ya no eres el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos, de que en el fondo oscuro de tu ser, fulgurase. No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya. Jamás se extingue. Está ocurriendo siempre».

¡Cuántas personas se desilusionan al pensar que ya no están en el camino correcto! Ya no hay pasión, entusiasmo, ha desparecido la luz y dudan. Se olvidan de algo fundamental, la duda nos acompañará siempre en el camino.

Pero no es una duda que nos hace pensar que Dios nos ha olvidado. Es nuestra limitación la que nos hace dudar. Somos pequeños y dudamos de nuestras fuerzas. No lo podemos todo. Por eso nos atamos a la luz de Dios, a su verdad, para ser plenamente hombres.

Con dudas nos acercamos a Él. Los destellos de luz que percibimos en ocasiones los guardamos como un tesoro en la memoria del alma. De allí lo sacamos para iluminar nuevos pasos.

Por eso vivimos tranquilos, confiados, porque Dios no nos olvida, camina a nuestro lado, nos sostiene. Por eso las dudas no nos entristecen, al contrario, nos animan a buscar más, a luchar más.

Tags:
almaverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.