Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Manos Unidas denuncia la pobreza en la que viven millones de personas en Brasil

Antonio Cruz/ABr
O Movimento Brasil Contra a Corrupção, grupo apartidário realiza Marcha Contra a Corrupção na Esplanada dos Ministérios
Comparte

Con motivo del Mundial de Futbol 2014

Estos días Brasil está más de moda que nunca con la celebración allí de la Copa del Mundo de Fútbol 2014. Pero desde Manos Unidas, no queremos dejar pasar la ocasión para denunciar, una vez más, la situación de exclusión, injusticia y pobreza en la que viven millones de personas. Y es que, aunque Brasil se ha convertido en la séptima potencia económica del mundo, el 18,6 % de la población (alrededor de 40 millones de brasileños) siguen viviendo en la pobreza en el país más poblado de Sudamérica.

Desde Manos Unidas, reconocemos avances con conquistas de políticas y programas públicos en la vida de millares de personas que se encontraban en la pobreza extrema en Brasil, pero no estamos satisfechos con la realidad existente en el país, y comprendemos las manifestaciones populares pacíficas que reivindican, justificadamente, el respeto a los derechos de los más vulnerables y políticas públicas efectivas que eliminen la miseria y garanticen vida con dignidad para todos.

Y es que, a pesar de sus innumerables riquezas naturales y culturales y de su gran potencial económico y de liderazgo en la región, Brasil continua siendo uno de los países más desiguales del mundo: el 20% de la población más rica goza de una renta media 21,8 veces mayor que el 20% más pobre; el 10% más rico de la población acaparaba el 44,5% de los ingresos totales del país, mientras que el 10% más pobre sólo obtenía un 1,1% del total.

  Lo que además ha dejado de ser un fenómeno predominantemente rural para convertirse en un problema de marginación urbana generado por las constantes migraciones del campo hacia las grandes metrópolis, sobre todo desde el Nordeste hacia Río de Janeiro y São Paulo.  Por eso desde Manos Unidas reclamamos cinco aspectos esenciales para mejorar la dignidad de millones de personas en el país.

1. Intensificar la Reforma Agraria abandonada en los últimos años y  una apuesta decidida por parte del Estado por la agricultura familiar y agroecológica, especialmente en la región semiárida.

2. Reconocer y respetar los derechos de los pueblos indígenas y comunidades tradicionales.

3. Defender a la Amazonía de los grandes proyectos extractivos guiados únicamente por el interés económico que destruye la naturaleza y la vida.

4. Superar los programas asistencialistas impulsados por el gobierno brasileño y acometer cambios estructurales que garanticen un futuro de desarrollo autónomo para los más pobres del país.

5. Lograr el compromiso del gobierno y  de toda la sociedad del país en la defensa de los derechos humanos luchando contra el trabajo esclavo, el tráfico de personas, las expulsiones forzadas y contra altos índices de violencia del país, cuyas principales víctimas son los jóvenes, los más pobres y las minorías étnicas, denunciando especialmente el actual exterminio indígena Kaiowa-Guarani en el Estado de Mato Grosso do Sul.

Más de 25 años trabajando por un Brasil rico para todos

Manos Unidas ha financiado 1.012 proyectos de Cooperación al Desarrollo en Brasil en los últimos 25 años. En la última década se han financiado 216 proyectos con un importe superior a los 14,3 millones de euros (49 proyectos en el sector agropecuario, 72 en sector educativo, 15 en sector sanitario y 80 proyectos sociales) y en 2013 se han financiado 11 proyectos con un importe superior a los 650 mil €. Los proyectos de cooperación al desarrollo que financia Manos Unidas inciden sobre realidades amplias dentro de Brasil. No obstante, priorizan las regiones y colectivos más carentes:

Dos regiones principales: el Semiárido de la Región Nordeste y la Región Amazónica del Norte del país.

Como grupos prioritarios: jóvenes, mujeres, indígenas y afrodescendientes.

A nivel sectorial los proyectos de cooperación que financia Manos Unidas en Brasil apoyan un trabajo integral con las comunidades, impulsando un modelo alternativo de desarrollo sostenible, basado en la agroecología y la economía solidaria, en el empoderamiento de las comunidades y en la defensa de sus derechos.

La Iglesia Católica de Brasil denuncia el mundial por las injusticias

Las obras realizadas para el Mundial de fútbol previstas inicialmente en 800 millones de euros, ya han superado los 2.700 millones, lo que supera la suma de la inversión realizada por Alemania y Sudáfrica  en las últimas ediciones.

Sobre este tema, la Iglesia Católica en Brasil, el país con más católicos del mundo,  ha editado y distribuido un folleto en forma de “tarjeta roja” por todas las iglesias y parroquias a través de los cuales, la Conferencia de Obispos de Brasil insta al Gobierno a respetar el derecho de la gente a manifestarse,  critica a los organizadores del Mundial por desalojar a personas pobres de las cercanías de los estadios, ignorar las leyes ambientales y entregar el deporte a "las grandes corporaciones" y pide también a las autoridades brasileñas que combatan la explotación sexual durante el evento. "La Iglesia quiere contribuir al debate público y expresar su preocupación con (…) la inversión de prioridades para el dinero público, que debería servir prioritariamente para la salud, la educación, el saneamiento básico, el transporte y la seguridad", se afirma.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.