Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Conoces tu verdad?

Amanda Tipton Photography

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/06/14

En mi propio misterio está el misterio de Dios

Vivir en la verdad es lo que le da sentido a todo. La mentira no nos deja vivir, nos limita, nos esclaviza.

Sin embargo, no siempre nos es tan fácil enfrentar la verdad, vivir con ella. Cuando cometemos errores queremos ocultarlos. Cuando no nos aceptamos como somos, fingimos ser distintos. Cuando no somos aprobados por el mundo, nos escondemos detrás de una máscara, de una imagen, de un rostro perfectamente diseñado.

¡Qué difícil ser veraces, honestos, fieles a nosotros mismos, auténticos, aunque ser así nos traiga problemas!

A veces la verdad puede afear nuestra apariencia. Nos priva del halago y de la admiración. Nos importa parecer mejores de lo que realmente somos, cuidar nuestra imagen, responder a la expectativa de los que nos contemplan.

Sí, nos cuesta aceptar la verdad como es, sin maquillajes. Aceptar lo que somos, nuestra originalidad, con sus talentos y deficiencias, con sus fuerzas y debilidades. Aceptar que hay cosas que no logramos y otras que no podemos vivir.

Nos cuesta ser diferentes a otros o no estar a la altura de aquellos a los que admiramos y esperan tanto de nosotros. No es sencillo reconocer los límites y vivir con ellos sin quejarnos. Aceptar lo que son los demás. Sin querer cambiarlos.

Aceptarlos en su verdad sin querer conocerlo todo sobre ellos. Lo que sueñan, lo que son. Lo que piensan, lo que sienten. Dámaso Alonso quiere saberlo todo de un río en un poema: «Yo me senté en la orilla; quería preguntarte, preguntarme tu secreto; convencerme de que los ríos resbalan hacia un anhelo y viven; y que cada uno nace y muere distinto. Quería preguntarte, mi alma quería preguntarte por qué anhelas, hacia qué resbalas, para qué vives. Dímelo, río. Ah, loco, yo, loco, quería saber qué eras, quién eras; qué instante era tu instante, cuál de tus mil reflejos, tú; yo quería indagar el último recinto de tu vida, tu unicidad, esa alma de agua única».

La verdad mía y la de los otros. La verdad que mostramos y la que ocultamos. Vivir en mi verdad y aceptar a los demás en su verdad. Sin miedo. Con respeto. Porque en el otro, en su corazón sagrado, está su verdad escondida, lo que es en lo más profundo. Sorprendidos ante su verdad nos descalzamos admirados.

El misterio de la vida de los hombres siempre me sobrecoge. Me arrodillo descalzo ante lo sagrado, cauto, aguardando. Ante esa morada íntima donde Dios camina. Allí donde se esconde la verdad más sagrada. La piedra confiada por Dios como un gran tesoro. Allí no tenemos derecho a entrar.

Sólo atisbamos el misterio. Sin pretender penetrar en lo más íntimo. Abismándonos ante ese misterio que sólo Dios conoce. Su verdad. Mi verdad. La verdad de Dios en nosotros. Esa verdad que es el reflejo de la verdad de Dios.

Porque somos la morada en la que Él habita. En la que se hace visible y se oculta a los hombres. Sí, en mi propio misterio está el misterio de Dios. En mis sombras sus sombras. En mi luz su luz. Como las aguas del río que tiemblan hacia el mar. Llevando en su interior, casi sin saberlo, la luz del océano que ya sueñan.

Tags:
almaverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.