Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa Francisco no se ha olvidado de Haití, no olvidemos tampoco

AFP PHOTO/VANDERLEI ALMEIDA
HAITI, Port-au-Prince : A boy waves at Brazilian soldiers (Brazil leads a mission of UN peacekeepers here) patrolling a camp of survivors of the January 2010 quake in Haiti, which killed 250,000 people, on February 28, 2013 in Port-au-Prince. The UN has had a huge mission in Haiti helping the impoverished country with its political strife and the impact the devastating 2010 quake. Hundreds of thousands are still living rough in squalid makeshift camps, and they now face rampant crime, a cholera outbreak and the occasional hurricane. AFP PHOTO/VANDERLEI ALMEIDA
Comparte

Habla el cardenal Langlois, el primer purpurado haitiano de la historia

El nombramiento que el Papa Francisco hizo de un cardenal haitiano es una llamada para que Haití no sea olvidado. El Papa Francisco no se ha olvidado de Haití y de sus sufrimientos después del terremoto de hace cuatro años, y quiere que la gente no se olvide tampoco.
 
Se lo ha dijo ayer a ZENIT el cardenal de Haití, Chibly Langlois, de 55 años, quien estuvo esta semana en Roma para tomar posesión el sábado 7 de junio de la iglesia que le ha sido designada en cuanto cardenal, san Giacomo in Augusta, en la céntrica Via del Corso de la ciudad eterna. Pudimos encontrarlo y aquí compartimos con nuestros lectores la entrevista que nos concedió.
 
¿Cómo ha recibido la noticia de su nombramiento?

He sabido que había sido nombrado cardenal primero a través de las felicitaciones que me llegaban de los amigos, por teléfono y por e-mail. Es la primera vez que se nombra un cardenal haitiano. Muchos en mi país se preguntaban por qué nunca habíamos tenido un cardenal. Es verdad que estamos lejos y somos pequeños, pero siempre decía, habrá que esperar el momento… y ese momento ha llegado.
 
¿Había conocido al Santo Padre antes del cónclave?

No, no lo había conocido ni encontrado antes, pero le quiero mucho, así como el modo en el cual él se presenta y como quiere orientar la Iglesia hoy, y también por la manera en que da respuestas a una expectativa en la Iglesia y en la sociedad en general.
 
¿Cuáles son las preocupaciones actuales de la Iglesia en la región del Caribe?

Existe una preocupación de construir una Iglesia que tiene que seguir evangelizando, asumirse sus responsabilidades, para que la Buena Nueva se vuelva cultura.

Que los cristianos se refuercen en su fe y que se vuelvan misioneros, porque en nuestros días insistimos que hay que seguir no solamente en la línea del documento de Aparecida. Esa línea ha sido reiterada por el Papa Francisco: que todos los cristianos se sientan misioneros de la Iglesia.

La evangelización es una preocupación para todos y especialmente para mi. Necesitamos de hombres y mujeres que estén convencidos y se sientan verdaderamente llamados a construir la Iglesia, para así avanzar en la evangelización en el país.
 
Igualmente existe una preocupación sobre la situación económica porque las necesidades existen, y por lo tanto debemos organizarnos en el plano financiero para poder realizar tantos trabajos.

Estamos preocupados por la situación social, de reconstruir la nación, porque hay demasiada pobreza y mucha gente que no logra trabajar para ganarse la vida. Y para que el país pueda salir del subdesarrollo.
 
¿Cómo la gente sintió y se interrogó sobre el tremendo terremoto que asoló Haití?

Nuestra generación no estaba acostumbrada a terremotos tan fuertes. Fue necesario hacer entender y esclarecer a la población que se trataba de una catástrofe natural.

Había quienes no lo querían entender, como si hubiera sido una especie de maldición, como que Dios hubiera tenido la culpa. La gente lo entendió, y también la necesidad que existe de recuperarse. Hay dificultades para beber, alimentarse y vestirse, mucha gente todavía vive en carpas.
 
¿Y sobre las vocaciones?

Gracias a Dios, en Haití tenemos muchas vocaciones, en las diócesis, en las comunidades religiosas, hombres y mujeres. Es necesario entre tanto, trabajar para tener más caridad.
 
¿Han recibido ayuda de la Iglesia después del terremoto?

Hemos recibido ayuda por parte de las Iglesias hermanas desde todo el mundo y también en el plano social. Han llegado muchas organizaciones aunque lamentablemente no siempre se han canalizado bien las ayudas.

La mayor parte de las ONG se organiza para distribuir las ayudas, pero falta una plan y muchas veces se registran duplicaciones de servicios.

Páginas: 1 2

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.