Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconActualidad
line break icon

El futuro de los cristianos está en China

AFP PHOTO / Mark RALSTON

CHINA, Donglu : This photo taken on May 22, 2013 shows Chinese Catholics, who belong to an "underground" church which is not recognized by the Chinese government, attending a mass in Donglu, Hebei Province. China has repeatedly said that its citizens enjoy freedom of religious belief, but Catholic rights groups have for years reported police repression of "underground," churches, which operate without government-approval. Experts estimate that there are around 12 million Catholics in China, with about half worshiping in state-sanctioned congregations, and the rest belonging to unofficial churches. AFP PHOTO / Mark RALSTON

Massimo Introvigne - publicado el 12/06/14

Rodney Stark destacado sociólogo de las religiones anticipa algunas consideraciones de su próximo estudio

El próximo 8 de julio Rodney Stark, considerado por muchos el más grande sociólogo de las religiones vivientes, cumple ochenta años. Conozco a Stark desde hace muchos años, y con él escribí a cuatro manos en 2003 Dios ha vuelto (Piemme), un libro que ha puesto en discusión muchas ideas entonces dominantes sobre el tema de la secularización.

También he seguido su evolución de agnóstico a cristiano, “a su manera” que no se adhiere a ninguna denominación: un acercamiento al Cristianismo que pasó precisamente por la sociología, y por la valoración del papel extraordinario que los cristianos, sobre todo los católicos, han tenido en la historia para crear civilizaciones, verdadero progreso y libertad.

A los ochenta años, incluso con algún achaco, Stark continúa cultivando nuevos intereses. Ha apenas publicado un volumen sobre religión y violencia, y ya está preparando uno nuevo, sobre China. Aceptó inaugurar en Waco, Texas, donde enseña en la Baylor University, el congreso anual del CENSUR (Centro de Estudios sobre Nuevas Religiones), una organización internacional de estudiosos académicos del pluralismo religioso que he fundado en 1988 y dirijo hasta el momento. En esta entrevista exclusiva a La Nuova Bussola Quotidiana anticipa los temas de su próximo libro sobre China.

¿Por qué precisamente China? ¿Qué interés puede tener para un sociólogo de las religiones un país que aún se declara comunista y siendo actualmente rico, parece inmerso en el materialismo?

La de China como país, donde el Cristianismo, antes de la Revolución comunista, hundió sus raíces de manera superficial es una fábula. Muchos recuerdan, al menos en Estados Unidos, la broma del periodista comunista Edgar Snow /1905-1972) según el cual, mientras en Occidente el opio del pueblo es la religión, en China el opio del pueblo es el opio, por lo que la religión no es importante.

Snow y sus amigos liquidaban a los chinos convertidos al Cristianismo como “cristianos del arroz”, pobres que asistían a las misiones no por la religión sino por el puñado de arroz que recibían gratis de los misioneros. Pero muchos llamados “cristianos del arroz” con la llegada del comunismo han dado la vida por el Cristianismo. Es probable que haya más mártires cristianos en China en el siglo XX que en cualquier otro país del mundo. Y los cristianos chinos no se limitaron a dejarse matar: se organizaron para sobrevivir y, de hecho, sobrevivieron. A decir la verdad sobrevivieron también otras religiones, y nacieron nuevos movimientos religiosos. El mito de la China comunista como sociedad atea y post religiosa surgió como el opio de los sociólogos, particularmente en Estados Unidos.

Sin embargo, en los sondeos la mayoría de los chinos sigue declarándose no religiosa.

Es verdad, pero al mismo tiempo hay una equivocación. En China “religioso” significa formalmente afiliado a una organización religiosa. Si se examinan bien los sondeos se descubre que la gran mayoría de aquellos que se declaran “no religiosos” afirman al mismo tiempo orar regularmente y visitar con una cierta frecuencia los lugares de culto. Es probable que también el número de aquellos que son afiliados a una organización religiosa sea más alto de aquel diez o veinte por ciento que surge de los sondeos. Porque en China son legales sólo las organizaciones religiosas “oficiales”, cuyos vértices son nombrados por el gobierno, y declarar estar afiliado a una organización religiosa no oficial o clandestina equivale a confesar haber cometido un delito.

Llegamos a los cristianos en China. ¿Cuántos son?

Este es el problema central que discuto en el libro que estoy preparando. Si uno lee diversos textos sobre los cristianos chinos, encuentra números que van desde los dieciséis millones a los doscientos millones, no precisamente diferencias de poca monta.

Creo que son descartadas todas las estadísticas ofrecidas por el gobierno, que responden a objetivos políticos. Las agencias misioneras católicas y protestantes están presentes en el territorio y hacen un trabajo excelente, pero mi impresión es que su modo de recoger los datos que, sin embargo son útiles, no habrían sido considerados aceptables por muchos sociólogos. Las grandes agencias de detección occidentales, a partir de la Gallup, a veces son autorizadas a operar en China, pero con problemas y restricciones.

Yo he trabajado con la Horizon, que tiene la más grande agencia de sondeos chinos y que en otras cuestiones ha demostrado ser bastante independiente de las presiones políticas. De los datos de la Horizon se obtiene que en el último gran sondeo nacional de esta sociedad, que se remonta al 2007, se declaraba cristiano el 3,1% de la población de edad superior a los 16 años, es decir, 35,3 millones de chinos. No obstante, con colegas chinos hemos podido efectuar un segundo sondeo. Hemos obtenido la cooperación de grupos de “iglesias domésticas”, es decir de cristianos que se encuentran en casas privadas, y hemos pedido a una amplia muestra de cristianos si aceptan o rechazan responder a los sondeos donde hay preguntas sobre sus opiniones políticas, culturales o religiosas.

También la Horizon sabe que muchos chinos, a pesar de la garantía del anonimato, piensan que responder a los sondeos podría ser peligroso, pero mientras la población en general rechaza responder a los sondeos el 38% entre los cristianos entrevistados por nosotros este porcentaje sube al 68%. No basta: en nuestra encuesta hemos también encontrado cristianos que afirman que a los sondeos responden pero cuando lo hacen no dicen ser cristianos, porque no se fían de los entrevistadores.

Introduciendo factores de corrección matemáticos de los datos Horizon para poner remedio a estas distorsiones, el número de cristianos sube a 64,3 millones en 2007, es decir más de 70 millones hoy. Mucho más de los 16 millones de los que habla el gobierno, menos de los cientos o doscientos millones citados por cualquier agencia cristiana que creo se refiera a encuestas donde se pide a los chinos si están interesados en la figura de Jesucristo, pregunta no irrelevante pero que no identifica de por sí a los cristianos.

¿Han estudiado también la proporción entre católicos y protestantes?

Sí. Cuando el comunismo llegó al poder probablemente entre los cristianos chinos había tres católicos por cada protestante. Hoy hay diez protestantes por cada católico. La explicación es simple. No es que el misionero o el clero católico sean menos activos o heroicos que los protestantes. Los chinos aman mucho los ritos y las ceremonias y esto antes de la Revolución era un punto fuerte del catolicismo. Pero después de la Revolución se volvió un factor débil, porque es más fácil esconder a las persecuciones una religiosidad con ritos reducidos al hueso y que pueden ser practicados en casa y en silencio, como es la del protestantismo chino, respecto a una misa católica, donde a los chinos les gusta también cantar.

Pero, finalmente, ¿qué nos dicen estas cifras?

Antes de responder, quisiera subrayar otro dato de mi investigación, que según yo es muy importante. ¿Quien se convierte al Cristianismo? También China, más aún sobre todo China, nos ayuda a liquidar una sociología de molde viejo según el cual los convertidos al Cristianismo en los países de misión son los más pobres y los menos instruidos.

En China es ciertamente al contrario. Se convierten más los más ricos y los más instruidos, entre los que hay muchos profesores de escuela superior y universitarios. Si mis análisis son correctos los cristianos chinos son el 5% de la población. Del total de los chinos son una minoría, aunque con sus ritmos de crecimiento harán pronto de China el único país del mundo con el mayor número de cristianos, no en porcentaje sino en cifra absoluta. Pero se debe tener en cuenta que se trata de la elite de la nación, con una posibilidad de influencia cultural mucho mayor respecto a lo que el simple dato numérico podría presumir. Y naturalmente todo cambiaría si cambiara el cuadro jurídico de la libertad religiosa. Por eso pienso que el Papa Francisco, y muchos líderes protestantes, tengan absolutamente razón cuando afirman que el futuro del Cristianismo – al menos desde el punto de vista de los números, que claro no es el único punto de vista – está en Asia.

Tags:
chinareligiónsociedad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.