Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: Dios, nuestro Papá, nos ama con todo su corazón

Radio Vaticano - publicado el 11/06/14

Dedica la catequesis de la audiencia general al don de temor de Dios

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El don del temor de Dios, del que hablamos hoy, concluye la serie de los siete dones del Espíritu Santo. No significa tener miedo de Dios, no es eso… sabemos bien que Dios es Padre, que nos ama y quiere nuestra salvación y siempre perdona ¡siempre! ¡por lo que no hay motivos para tenerle miedo!

El temor de Dios, sin embargo, es el don del Espíritu que nos recuerda lo pequeños que somos frente a Dios y su amor y que nuestro bien está en abandonarnos con humildad, respeto y confianza en sus manos. Esto es el temor de Dios, este abandono en la voluntad de nuestro Padre que nos quiere tanto.

1.         Cuando el Espíritu Santo hace morada en nuestro corazón, nos infunde consuelo y paz, y nos lleva a sentirnos así como somos, así de pequeños, con esa actitud, tan recomendada por Jesús en el Evangelio, de quien pone todas sus preocupaciones y esperanzas en Dios y se siente acogido y sostenido por su calor y su protección, ¡igual que un niño con su papá!

Este sentimiento es lo que el Espíritu Santo hace en nuestros corazones, nos hace sentir como niños en los brazos de nuestro papá. En este sentido, comprendemos bien cómo el temor de Dios asume en nosotros la forma de docilidad, del reconocimiento y de la alabanza, colmando nuestro corazón de esperanza.                  

Muchas veces, de hecho, no llegamos a aceptar el plan de Dios y nos damos cuenta de que no somos capaces de proporcionarnos a nosotros mismos la felicidad y la vida eterna. Es exactamente en la experiencia de nuestros límites y de nuestra pobreza, sin embargo, cuando el Espíritu nos conforta y nos hace percibir como lo único importante el conducirnos por Jesús hacia los brazos del Padre.

2.         Esta es la razón por la que necesitamos tanto este don del Espíritu Santo. El temor de Dios nos hace tomar conciencia de que todo viene de la gracia y de que la verdadera fuerza esta únicamente en seguir al Señor Jesús y en dejar que el Padre pueda verter sobre nosotros su bondad y su misericordia.                        

Abrir el corazón para que la bondad y la misericordia de Dios lleguen. Esto hace el Espíritu Santo con este don de Dios, abre el corazón. Corazón abierto para que el perdón, la misericordia, la bondad del Padre lleguen a nosotros porque somos hijos amados infinitamente.

3.         Cuando tenemos el temor de Dios, entonces nos vemos impulsados a seguir al Señor con humildad, docilidad y obediencia. Esto, sin embargo, no significa una actitud de resignación pasiva, con lamentos… sino con la sorpresa y la alegría de un hijo que se reconoce servido y amado por el Padre.                

El temor de Dios, por tanto, no hace de nosotros cristianos tímidos, sumisos, sino que genera en nosotros la valentía y la fuerza. Es un don que hace de nosotros cristianos convencidos, entusiastas, que no se someten al Señor por miedo, sino porque se han visto conmovidos y conquistados por su amor. Ser conquistados por el amor de Dios, y esto es algo belllo ¡dejarnos conquistar por el amor de Papá! Nos ama mucho, nos ama con todo su corazón…

Pero ¡estemos atentos! el don del temor de Dios es también una “alarma” frente a la obstinación en el pecado. Cuando una persona vive en el mal, cuando blasfema contra Dios, cuando se aprovecha de los demás, tiranizándolos, cuando vive sólo por el dinero, la vanidad, el poder, el orgullo… entonces el santo temor de Dios nos pone en alerta: ¡atención! Con todo este poder, dinero, orgullo, con toda tu vanidad no serás feliz.                 

Nadie puede llevar consigo al otro lado ni el dinero, ni el poder, ni el orgullo ni la vanidad ¡nada! Sólo podemos llevar con nosotros el amor que Dios nos da, las caricias de Dios aceptadas y recibidas por nosotros con amor y todo lo que hemos hecho por los demás ¡Atención: no pongáis la esperanza en el dinero, en el orgullo, en el poder y en la vanidad, ellos no pueden prometernos nada!

Pienso por ejemplo en las personas que tienen responsabilidad sobre otras y se dejan corromper. ¿Pensáis que una persona corrupta será feliz en el otro lado? ¡No! Todos los frutos de su corrupción han corrompido su corazón ¡será difícil ir hacia Dios!

Pienso en los que viven de la trata de personas y del trabajo esclavo ¿pensáis que esta gente tiene en su corazón el amor de Dios, alguien que hace trata de personas, que se aprovecha de ellas con el trabajo esclavo? ¡No! No tienen el amor de Dios y no son felices…  

Pienso en los que fabrican armas para fomentar las guerras… Pensad ¡qué trabajo este! Yo creo que si hago esta pregunta: ¿Cuántos de vosotros construís armas? ¡Nadie! Porque estos no vienen a escuchar la Palabra de Dios, estos fabrican la muerte, son mercaderes de muerte, hacen esta mercancía de muerte.                        

Que el temor de Dios les haga comprender que un día todo terminará y tendrán que rendir cuentas a Dios.

Queridos amigos, el Salmo 34 nos hace rezar así: “Este pobre grita y el Señor le escucha, lo libra de todas sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a quienes lo temen y los salva” (vv. 7-8).

Pidamos al Señor la gracia de unir nuestra voz a las de los pobres, para acoger el don del temor de Dios, y poder reconocernos, junto a ellos, revestidos de la misericordia y del amor de Dios, que es nuestro Padre ¡nuestro Papá!

Tags:
espiritu santopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.