Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Quién nos renovará?

UN Photo/Isaac Billy

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/06/14

Podemos alejarnos de esa Iglesia a la que amamos cuando vemos su pecado, pero el Espíritu Santo la ha guiado durante siglos y lo seguirá haciendo

El Espíritu empuja la Iglesia, su misión, y empuja a cada uno en su misión particular. A cada uno el Espíritu le recordará las palabras que Jesús le dijo.

El Espíritu de Dios se adapta a cada hombre. Llena el alma de cada uno en función de su anhelo, de su nombre, de su historia. Es una llama que ilumina, a veces muy poco, sólo un paso. Después de ese paso iluminará otro. Una luz personal.

Dios no es rígido. Dios viene a mí. Siempre viene. Se adapta a mi alma, a mi historia, a mi anhelo, a mi sed particular, a mi miedo, a mi oscuridad, a mi grito.

Nunca se va Dios de nuestra vida. Siempre llega de nuevo, entra, pasa, llega a mi vida y a lo hondo de mi corazón. Lo cambia todo. El Espíritu llega a todos y se posa en cada uno. Llena toda la casa con su ruido y con su viento. Pero luego se detiene en cada corazón.

Así fue Jesús en la tierra, amó a todos, amó sin medida, pero con cada uno tenía una palabra y un relación diferente, una intimidad especial, una complicidad.

Mi lugar, ese jardín interior de mi alma, ese espacio que comparto con pocos, porque es lo más propio de mi vida. Ahí es donde hoy me quiero retirar para encontrarme con Dios en silencio.

Ahí es donde hoy Dios quiere llegar, y toca a la puerta de mi alma. Mi intimidad, el mar profundo, el pozo hondo. El anhelo infinito. Allí me habla y llama.

Siempre me conforta pensar que la Iglesia es conducida por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo nunca abdica, no renuncia, no abandona el timón de nuestra barca. Esa confianza nos da paz.

Somos santos y pecadores. Somos capaces de lo más grande y de lo peor casi sin darnos cuenta. Tocamos las cumbres más altas y bajamos a los más profundos infiernos. Nos caemos torpemente. Nos levantamos con agilidad felina. Siempre me sorprende.

La Iglesia tiene mártires y fraudes. Escándalos y milagros. Almas puras forjadas en el desinterés y la entrega y otras deseosas de obtener ganancia a costa de quien sea. Siempre ha sido así. Siempre será así.

A veces duele el alma al ver incoherencias, al sentir el pecado, al tocar la propia debilidad. Sí, duele el corazón al ver que no somos capaces de subir a las cumbres más altas. Nos entristecemos y podemos llegar a desconfiar del poder de Dios.

Podemos alejarnos de esa Iglesia a la que amamos cuando vemos su pecado. Pero no hay que temer. El Espíritu Santo ha guiado a la Iglesia durante siglos y lo seguirá haciendo.

No hay nada más triste que una Iglesia no renovada. Siempre estamos en camino. No somos una Iglesia en reposo, estática, detenida, inamovible. Vamos caminando.

El Espíritu viene una y otra vez para renovar nuestro espíritu, para que no nos acomodemos. Renueva el corazón de los creyentes y nos devuelve la pasión por la vida, por el hombre, por la misión.

Hemos sido enviados a cambiar el mundo y la misión supera nuestras fuerzas. Por eso, como los discípulos en el Cenáculo, imploramos los dones del Espíritu. El Espíritu Santo se manifiesta en el silencio, actúa cuando abrimos el corazón: «El Espíritu Santo siempre habla bajito, en tranquilidad, nunca apurado o en la agitación».

Su presencia renueva la faz de la tierra, de la Iglesia. No nos quedamos quietos. Imploramos, suplicamos, nos arrodillamos. Queremos salir a anunciar su amor. Lo hacemos como los niños, con un corazón abierto, sencillo y pobre.

Tags:
espiritu santo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
2
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
3
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
SPAIN VOLCANO
Violeta Tejera
Padre Alberto, párroco de La Palma: “El volcán nos obliga a desal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.