Aleteia

¿Por qué Messi se persigna tras cada gol?

© HO / OSSERVATORE ROMANO / AFP
Comparte
Comenta

San Francisco de Asís, la capilla que mandó abrir Maradona

El astro del fútbol mundial Diego Armando Maradona, para muchos el mejor futbolista de la historia, es un personaje conocido por sus polémicas. ¿Pero sabías que como técnico de la selección mandó que permanecieran abiertas las puertas de la capilla del predio donde entrenaba la Argentina?

Son más los futbolistas argentinos que se persignan antes de ingresar a un campo de juego que los que no lo hacen. Lionel Messi, el jugador con el pase más alto del planeta, por poner un ejemplo, lo hace tras convertir cada gol.

Y pese a que muchos pueden adelantarse y alertar que en el fúbol algunos signos de la fe pueden a veces usarse como amuletos, lo cierto es que en la historia reciente de la selección argentina de fútbol una capilla puede dilucidar rápidamente la discusión.

En una reciente entrevista con el diario argentino La Nación, el padre asignado como capellán para la selección de fútbol recordó la historia de la capilla San Francisco de Asís, ubicada en el predio que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) tiene en Ezeiza, donde entrenan los seleccionados nacionales.

El sacerdote acompañaba a los seleccionados argentinos desde 1997, cuando por indicación del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Antonio Quarracino, la capilla se puso a disposición de la AFA, en el marco de la pastoral del fútbol iniciada por el recordado cardenal. Su relación con los juveniles fue siempre impulsada por el entonces entrenador de esos seleccionados José Pekerman.

Fue en 2001 cuando el plantel juvenil argentino campeón del mundo Sub-20, integrado por el hoy mundialista Maxi Rodríguez, pidió la construcción del templo.

Hasta entonces, las misas se celebraban en una ermita del predio, o en el salón de actos. La construcción fue posible, además de por el pedido de los jóvenes, gracias a las gestiones de la esposa de Julio Grondona, presidente de la AFA, Nélida. Ella fue quien eligió San Francisco como nombre para la capilla.

Uno pensaría encontrarse con la imagen de la Virgen de Luján en el altar, pero no. Sucede que para el Campeonato Sudamericano sub 20 2007 en Paraguay, el seleccionado juvenil no consiguió a tiempo una imagen de la patrona de la Argentina y llevó una de la Medalla Milagrosa.

El torneo era clasificatorio para el campeonato mundial de la categoría y para los juegos olímpicos de Pekín 2008, y en ambos torneos terminó ganando la Argentina. Como el empate no servía, en el entretiempo el plantel le rezó a la Virgen. El gol de la victoria fue convertido en el segundo minuto del alargue. Así esta advocación se ganó un lugar en el altar. La imagen fue donada por el DT del plantel campeón en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, la capilla tiene además un camarín para la Virgen de Luján, construido a instancias de Carlos Bilardo, entrenador del equipo campeón del Mundo en 1986.

El trabajo con juveniles se intensificó con los mayores cuando José Pekerman dirigió el plantel que jugó el Mundial de 2006. Pero el actual entrenador de Colombia no fue el único en dejar una huella “religiosa” en la selección. El padre Medina recordó en el diario La Nación, recientemente, que fue Diego Armando Maradona, como entrenador del plantel que jugó el Mundial 2010, quien mandó a abrir permanentemente las puertas de la capilla.

“Diego frecuentaba mucho la capilla, era el técnico de la selección que más venía. Un par de veces quiso entrar y la encontró cerrada. Fervorosamente pidió que se mantuviera abierta, hasta lo llamó a Grondona. Fue gracias a Maradona que ahora siempre está abierta”, declaró al matutino argentino.

¿Por qué Messi se persigna tras cada gol? Ojalá algún periodista deportivo le pregunte esto al 10 del Barcelona. Lo cierto es que, como el Padre Medina narró en esa entrevista, “Lionel se acerca a la capilla, todos se acercan en realidad”.

Recientemente Dilma Roussef le pidió al Papa Francisco “neutralidad” a la hora de rezar por un triunfo argentino. Parecería que en una capilla lejos de la plaza de San Pedro, los jugadores argentinos ya están haciendo lo suyo.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día