Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa María Micaela
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cuánta porquería podemos tragar?

© Plan B Entertainment

Alvaro Abellán - publicado el 05/06/14

En la narrativa contemporánea predomina una recreación y banalización del mal

Anoche mi mujer y yo encontramos por fin un rato para disfrutar de la última triunfadora de los Oscar: 12 años de esclavitud. Cuando llevábamos casi dos horas de película y mientras una jovencísima esclava, mano de obra barata y prostituta objeto de tortura sádica era azotada por otro esclavo amigo suyo bajo la amenaza de ser asesinado por el amo de ambos, mi mujer se levantó como un resorte y se marchó a otra habitación. 

Entre dientes, musitó algo sobre lo enfermizo que es considerar La Pasión de Mel Gibson como violenta mientras consumimos películas y series de televisión igual o más desagradables sin una contrapartida espiritual que dé sentido al mal trago del sufrimiento. Creo que tiene razón y me admira su sensibilidad moral, su capacidad para identificar una línea para lo intolerable, para el nivel de mierda moral que está dispuesta a ingerir de forma gratuita.

Hemos visto juntos muchas otras películas sobre la esclavitud. Algunas recientes y otras más antiguas. Recuerdo ahora Amacing Grace (2006), cuya calidad cinematográfica es sensiblemente menor y, sin embargo, la narración no necesita recrearse en la miseria para ponernos frente a la maldad de los hombres. Además, Amacing Grace nos pone frente a nosotros mismos, frente a la mayoría silenciosa que disfruta de los beneficios sociales de una esclavitud que permanece oculta y alejada de nosotros. Por eso esta película ejerce sobre nosotros una catarsis: nos permite reconocer en la nuestra aquella sociedad opulenta que mira hacia otro lado. Este valor sanador de la segunda película no lo obtenemos en la primera, en la que la maldad y el sadismo de los esclavistas nos seducen con la falsa impresión de que el mal está ahí fuera y no tiene que ver con nosotros.

Hace unas semanas me matriculé en un MOOC (Masive Online Open Course) llamado La tercera edad de oro de las series de televisión. Cada semana veo tres vídeos en los que diversos especialistas analizan las claves de las series estadounidenses de los últimos 20 años. Los profesores, sin entrar en las cuestiones de fondo –ni técnicas ni antropológicas– invierten mucho tiempo en describir el devenir de los personajes, la producción, los escenarios, los planteamientos morales y la crítica social presentes en las series. Me parece bien. 

Esos mismos profesores hablan de los ecos clásicos que aparecen en las series contemporáneas –la culpa de Edipo, el descenso a los infiernos de Dante…– pero me cuesta aceptar esa vinculación, porque entonces todas las historias están relacionadas entre sí, pues los grandes temas son siempre los mismos. Las diferencias entre unas historias otras son de mirada o enfoque, de valores, de las pretensiones del narrador… y si el mal es tratado por los clásicos con temor y pretensión catártica, en la narrativa contemporánea predomina una recreación y banalización del mal con pretensión espectacular, incluso narcisista, como bien han explicado mis colegas Juan Orellana y Juan Pablo Serra.

Podría dedicarme a glosar las virtudes técnicas de películas como 12 años de esclavitud, pero viendo a otros analistas hablar sin despeinarse de su encariñamiento con un asesino múltiple (Dexter), me pregunto si los académicos no deberíamos reflexionar en un plano algo más relevante para nuestra vida personal y social. 

Se habla mucho de la crítica social presente en estas producciones audiovisuales, pero yo me pregunto: series como Juego de Tronos, House of Cards o The Wire, películas como12 años de esclavitud, ¿no incrementan nuestra tolerancia frente a la superficialidad, la banalidad y el mal? ¿No tendrá que ver nuestra exposición constante a esa miseria moral que vierten sobre nosotros con nuestra laxitud hacia nosotros mismos y hacia los supuestos líderes morales y espirituales de nuestro tiempo? ¿No nos preparan estas historias para ser capaces de tragar mucha mierda sin despeinarnos, sin levantar el culo de nuestro sofá y sin atragantarnos con las palomitas?

Artículo escrito por Álvaro Abellán en su blog Dialogicalcreativity y en LaSemana.es

Tags:
artecineliteraturatelevision
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.