Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Lloras una ausencia? Eres muy agraciado

Sophia Louise

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/06/14

Lo triste es pasar por la vida sin vincularnos, no sufrir cuando se alejan aquellos con los que hemos compartido el camino, no llorar la ausencia o el dolor

Cuesta demasiado la separación. Cuando no sabemos dónde está Jesús, cuando sufrimos y no entendemos cómo puede ser que Él exista y permita nuestro dolor. Cuando caminamos en la oscuridad y rezamos pero no sentimos que nadie nos escuche. La ausencia, el vacío.

Tenemos el anhelo en el corazón de que siempre está aunque no lo sintamos. Una persona rezaba: «Señor, ¡qué difícil es verte con mis ojos humanos! En mi rutina, en mis caídas, en el dolor, en los momentos de encrucijada. ¿Dónde estás? Es verdad que a veces te toco en otros, en personas que sufren, en momentos de hogar, de paz, de entrega, de partir el pan. A veces te reconozco y mi vida tiene sentido. Otras te busco. Sé que Tú también a mí, que me esperas cada día, que estás a mi puerta. Te tengo y no te tengo. Te veo y no te veo. Eres ausencia y presencia. Cercano y lejano».

Entre los discípulos, discutirían antes de la Ascensión, ¿Cuándo se irá? ¿No se puede quedar siempre con nosotros? Nos identificamos con ellos. Cuando hemos recuperado a alguien que pensábamos que habíamos perdido, la necesidad de esa persona es mucho mayor, porque lo que veíamos como evidente ya no lo es. Eso sentirían los apóstoles.

Ahora saben quién es Jesús. Saben quién es para ellos y lo que los ama. Han visto su compasión, su misericordia, su ternura, su paternidad, su perdón. ¿Cómo van a volverlo a perder? No se quieren separar de Él. No pueden. Jesús, con su corazón humano, los comprende. Sabe cómo se sienten, conoce sus miedos, cómo le necesitan. Jesús confía en ellos.

Duele la separación cuando hemos amado mucho, tocado mucho, escuchado mucho. Duele decir adiós a los seres queridos cuando nos dejan y sus palabras se transforman en fríos silencios.

El amor nos ata, nos arraiga, nos vincula, nos hace echar raíces. Es muy sano atarnos, buscar un hogar, descansar en alguien. Es sano sufrir cuando perdemos lo que amamos. Porque hemos amado.

Lo triste es pasar por la vida sin vincularnos, no sufrir cuando se alejan aquellos con los que hemos compartido el camino, no llorar la ausencia o el dolor de los que llevamos en el alma grabados. Es triste tener un corazón de corcho, o de hielo, amurallado.

Un corazón helado no se corresponde con lo que somos. Estamos hechos a imagen de Dios y Dios es amor. Hemos sido creados para amar y ser amados.
Dios mismo, como dice el Padre José Kentenich, busca un hogar: «Dios mismo es un ser ligado a un nido. No por debilidad, sino por plenitud de vida. Porque Dios es Trinidad, tres personas. De ahí se puede inferir cuán hondamente estará anclada en el hombre la pulsión social, dado que es imagen del Dios Trino»[1].
El hombre necesita echar raíces en lugares y personas. Necesita profundizar sus vínculos, amar y ser amado. Crea cadenas invisibles de amor que no quiere que se rompan. Cuando hemos sido amados de verdad, no queremos perder al que nos ama.
Porque, como leía hace poco: «Amar es descubrir al otro su belleza». Y no queremos perder a aquellos que nos recuerdan quiénes somos, que nos muestran dones que tenemos sin saberlo.
Cuando alguien nos ama bien, con madurez, es capaz de hacernos ver la belleza que nosotros mismos no vemos. Nos mira y descubre a Dios en nosotros.

Es lo que hizo Jesús con sus discípulos. Les hizo ver su poder, su belleza, la pureza de su corazón, la grandeza de su alma. Les hizo ver que eran hijos de Dios. Se arrodilló ante ellos. Lavó sus pies.

Les hizo creer que podían lograr todo lo que quisieran si confiaban. Que bastaba con creer, con desear, con luchar. Que el trabajo da siempre sus frutos, tarde o temprano, incluso aunque no los veamos. Que la entrega siembra semillas de esperanza y de vida en los corazones.


Les hizo creer que eran los hombres más bellos de la tierra, los más puros, los más de Dios. Les hizo ver su propia luz y confiar en las fuerzas de su corazón. Enalteció su pobreza, dignificó su debilidad. Por eso los apóstoles no querían separarse de Aquel que les había cambiado la vida.

Así tendría que ser nuestra forma de amar. Una mujer rezaba así al pensar en su marido: «Me ayuda a ensanchar mi corazón porque pensar en él saca lo mejor de mí. Gracias porque me bendice, porque me mira bien, porque cree en mí, confía en mí, me apoya, me comprende y me sana. Jesús, me sana. Tú le has dejado sanarme con su cariño. En sus ojos está tu mirada. Y a través de sus ojos veo a veces cosas desconocidas del mundo para mí. La complicidad al reírnos de las cosas. ¡Qué suerte tener alguien a quien contarle todo y que me comprende! ¡Qué suerte poder escucharle!»

¡Qué importante es tener personas a las que amamos y nos aman! ¡Qué maravilloso poder decirle algo así a la persona a la que amamos y nos ama! En la vida matrimonial debería ser esto una realidad cotidiana. En nuestras relaciones tendría que ser también así.

Es lo mismo que vivieron los discípulos con Jesús. Se sintieron muy amados por Él. En cada momento de su camino. Por eso les dolió tanto la separación. Por eso se entristeció su alma.


[1] J. Kentenich,
Que surja el hombre nuevo, 1951

Tags:
almaamormuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
2
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
3
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
SPAIN VOLCANO
Violeta Tejera
Padre Alberto, párroco de La Palma: “El volcán nos obliga a desal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.