Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Es posible sentir la presencia de Jesús? Mi experiencia de la misa

© Moises.on / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/05/14

Cada día apareceré en tu vida, cada día te esperaré en el Sagrario, en el corazón de las personas nobles que estén cerca de ti

Jesús se va pero volverá en medio de nuestra vida diaria: «No os dejaré huérfanos, volveré». ¡Qué humanas son estas palabras en que les dice a sus amigos que no les va a dejar, que vendrá, que volverá, que vivirá dentro de ellos, que no les dejará huérfanos! Sabe cómo se sienten.

Volverá escondido detrás de los acontecimientos, en las personas a las que amamos. Podremos volver a tocarlo en las personas heridas, sostenerlo en la cruz de los demás, hablar con Él en el altar de nuestro corazón, pasear con Él por el jardín de nuestra alma, recibirlo cada día como la persona más amada. Esa promesa de esta noche es para cada uno de nosotros.

Jesús, en su último día en la tierra, le implora al Padre por nosotros, se preocupa por nosotros. Así vivió, así muere. Mirándonos.

A veces nos pasa, en las encrucijadas del camino, en el momento de tomar decisiones importantes, cuando viene la noche o nos sentimos lejos de todos y de Dios. Entonces, en ese preciso instante, cuando nos sentimos tan solos y abandonados, viene Él y nos promete su presencia.

Y nos grita en el alma: «Te espero, volveré por ti, te llevaré junto a mí, en mi costado, en mi corazón. Cada día apareceré en tu vida, cada día te esperaré en el Sagrario, en el corazón de las personas nobles que estén cerca de ti. Nunca me voy a separar. No tiembles, hijo mío. Tu fragilidad, cuando te entregas a mí, me conmueve y hace que te lo dé todo. No me reservo nada».

A mí me pasa, en cada eucaristía, que me imagino dónde estaría yo en aquella mesa, esa noche, en aquella última cena. En realidad, en cada misa se repite ese momento. Jesús nos habla, se parte, nos bendice, nos lava los pies. Nos mira con un amor infinito.

Nos turbamos sobrecogidos al escuchar sus palabras: «Es mi cuerpo, es mi sangre». Cuando las pronuncio me siento muy pequeño, desbordado por su amor. En ese momento guardo silencio, sobrecogido, contemplo el milagro, el misterio. Tiemblo ante su promesa.

Es el amor que se da hasta el extremo, se parte, se dona, se quiebra. El amor que lava los pies, comparte la comida y la vida. Jesús me mira en esa última cena.

Hoy me mira en la eucaristía, sabe dónde estoy.Su mirada calma siempre el corazón. En cada eucaristía vuelvo a revivir la promesa. Yo mismo soy Cristo. Yo mismo soy discípulo. Abrazo el pan que se hace carne. Toco el cáliz con su sangre.

Me conmueve ese momento del Espíritu. Vuelve a suceder. Vuelve a entregar su vida por amor. Vuelve a confiarnos sus secretos, sus confidencias, su amor.

Allí, recostado sobre su pecho, allí, mirándolo conmovido, vuelvo a escuchar sus palabras y el corazón tiembla de emoción. Su presencia es real y también lo es su promesa. No nos ha dejado. Está cerca, caminando, hablando, escuchando, siguiendo nuestros pasos.

Tags:
eucaristiafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.