¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Se inaugurará santuario a la Virgen de San Nicolás, en la Argentina

© Pjsandoval
Comparte

Erigido en una humilde localidad bonaerense, recibe cientos de miles de peregrinos anualmente. ¿El origen? Un acontecimiento mariano siempre respetuoso de los tiempos de la Iglesia.

La prudencia de la Iglesia local y la devoción de los millones de peregrinos que a lo largo de 28 años peregrinaron hasta la rivera del Río Paraná para visitar a la milagrosa imagen de Nuestra Señora de San Nicolás, en la provincia de Buenos Aires,  finalmente verá coronado gran parte de sus esfuerzos. Es que el próximo domingo 25 de mayo será inaugurado en su totalidad el Santuario dedicado a la Virgen del Rosario de San Nicolás en esta humilde localidad donde hace poco más de 30 años comenzaba a ocurrir un extraño acontecimiento.

En 1983, varios rosarios en varias casas de la zona se iluminaron misteriosamente. Ante este extraño signo, una piadosa madre de familia comienza a orarle a la Virgen, quien se le revela por primera vez el 25 de septiembre de ese año. En las primeras apariciones la Virgen le pide a la mujer que busque una imagen de María del Rosario que había sido bendecida por un Papa y estaba olvidada. La imagen a la que hacía referencia fue hallada en el campanario de la Catedral, olvidada. Se trataba de una imagen de María con el niño en brazos que había sido bendecida por León XIII con motivo de la inauguración del templo parroquial.

En todo momento la mujer se puso a disposición de la Iglesia, compartiendo los mensajes con las autoridades eclesiales y sometiéndose a su voluntad. El acontecimiento mariano ocurre “en el seno de la Iglesia”. El Obispo de entonces, monseñor Domingo Salvador Castagna, aprobó la publicación y difusión de los Mensajes de María del Rosario en San Nicolás y ordenó la construcción de un Santuario, erigiéndolo canónicamente, tal como la Virgen lo había pedido. “No cabe duda: este hecho seguirá creciendo. Por sus frutos espirituales, dio prueba de su autenticidad”, comentó en 1990 monseñor Castagna, quien asistido por una Comisión de investigación, discernió los hechos, aprobó la ortodoxia de los mensajes, y acompañó la devoción estableciendo las reglas necesarias. Los sucesivos obispos acompañaron desde entonces la permanente peregrinación de fieles al santuario en construcción, y en todo este tiempo la vidente, de nombre Gladys, mantuvo su bajo perfil y su vida piadosa.

La peregrinación al santuario es permanente, pero es especialmente intensa cada 25 de septiembre, fecha en la que se suelen recibir varios cientos de miles de peregrinos. Pese a estar a unos 240 km de la ciudad de Buenos Aires, varios peregrinos se animan a realizar a pie una peregrinación cada vez más tradicional.

Tras 28 años de trabajo, el próximo domingo 25 de mayo se inaugurará la totalidad del santuario, que ya luce su impresionante cúpula de 24 metros de diámetro. Desde el día anterior, y a toda hora, el templo permanecerá abierto y se sucederán varias Eucaristías, vigilias con el Santísimo y otras actividades. La Misa central será a las 15 y será presidida por el Obispo monseñor Héctor Cardelli. Se espera una multitud. Probablemente concurra la vidente Gladys, aunque como es de esperar, seguramente conservará su perfil bajo. Su sencilla casita se encuentra a escasos metros del templo, y es fácilmente distinguible por el gran buzón en la entrada, colocado para que los fieles que lo deseen puedan dejar allí su carta.

¿Fue el Papa?

Como cada acontecimiento que ocurre en la Argentina, puede surgir la pregunta sobre la relación del Papa Francisco con él. Ante todo, el acontecimiento no ocurrió en la diócesis del Papa y comenzó antes de que el Papa fuese designado Obispo, aunque sí existe constancia de que Bergoglio, como muchísimos otros prelados argentinos, visitó a la imagen de María del Rosario en San Nicolás. Y en su Buenos Aires, además, una bellísima imagen réplica de la relacionada con el acontecimiento mariano recibe cientos de fieles en la histórica basílica de San Nicolás de Bari, al igual que en otros templos de la diócesis y del país.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.