Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: “La Crucifixión blanca” de Chagall, una de sus pinturas favoritas

Public Domain
www.piccolenote.it
Comparte

Pintada en 1938 por Marc Chagal, esta pintura remite a los dolores sufridos por los judíos

En la entrevista a la revista jesuita italiana La Civiltà Cattolica , el Papa Francisco se refirió a su gusto artístico y en concreto habló de la pintura de Marc Chagall, un pintor judío originario de Rusia nacido en 1887 y fallecido en 1985.
 
Después de siete meses de exilio, esta pintura que tanto le gusta al Papa Francisco, La Crucifixión blanca de Marc Chagall, vuelve a su museo de origen. A causa de unas obras de renovación, el departamento de arte moderno de Chicago confió sus obras a otras entidades, y el lienzo de Marc Chagall fue trasladado al Museo de Arte Kimbell, del estado de Texas.
 
Esta obra se pintó en 1938, año de la trágica Noche de los cristales rotos (del 9 al 10 de noviembre de 1938). La pintura prefigura ya el horror que viviría el pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial.
 
Una posible interpretación de la pintura, compartida por varios críticos de arte, es que el Cristo ahí representado no sería el mesías de los cristianos, sino la imagen del hombre judío perseguido durante este horrible periodo. La crucifixión remitiría por tanto a los dolores sufridos por el pueblo de Abraham.
 
El simbolismo de este cuadro es muy fuerte, y las referencias a la religión judía son numerosas. Por ejemplo, el paño de Cristo ha sido sustituido por un “talit”, chal utilizado para la oración judía.
 
Además, a la derecha de la pintura hay una sinagoga alemana en llamas. A la izquierda se entrevén las persecuciones sufridas por los judíos durante la guerra civil rusa (1917-1923).
 
Para el padre John Pawlikowski, director del programa de los estudios sobre religiones judía y católica en la Catholic Theological Union de Chicago, el afecto del Santo Padre por esta pintura puede explicar sin duda su amistad y sensibilidad con la religión judía.
 
El padre Pawlikowski recordó por ejemplo cómo le impactó al futuro Papa la bomba que explotó en 1994 en el centro judío de la capital argentina.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.