Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Una perspectiva diferente: La adicción a la pornografía homosexual

© Quinn Dombrowski

Porquesepuede - publicado el 15/05/14

Es muy importante cómo el sacerdote acoge en confesión a las personas con heridas profundas

Hoy os traigo una experiencia impactante. Al menos para  mí. Un amigo nos trae una perspectiva novedosa en nuestro blog: cómo se vive la esclavitud a la pornografía desde la homosexualidad. La comparto con vosotros porque, además, plantea el enorme sufrimiento que le ha supuesto vivir su fe católica con su  tendencia homosexual y su adicción a la pornografía. Sin embargo, ha descubierto a Cristo que le ha sostenido, le ha salvado y le ha amado profunda y gratuitamente. ¡Casi nada!

Ahí va:

Soy homosexual y católico practicante.

Aun dando por hecho la buena voluntad de muchos confesores, creo que no hay buena pastoral y que algunos de ellos no entienden el problema y se llevan las manos a la cabeza en vez de dar esperanza. La mayoría de pecadores vamos al confesionario ya reñidos por nuestra conciencia y es contraproducente que nos hundan más, aumentado el sentido de la culpa. No digo que nos digan que está bien lo que está mal, pero sí que nos animen a luchar, a levantarnos siempre, a no perder la esperanza, a hablarnos de lo que nos quiere Dios a pesar de nuestras caídas, a hablarnos de que las recaídas no nos deben desesperar sino que debemos contar con ellas.

Puede que la pornografía en los homosexuales adquiera alguna diferencia.

Otra cuestión es a dónde nos lleva la pornografía, que incluye otras adicciones, como puede ser la del sexo.

En mi caso el proceso fue así: Una sexualidad privada y oculta por prohibida y mal vista; fotografías. De la imagen fija se quiere más realismo y se pasa al video que incluye sonidos. Del video se quiere pasar a la realidad, que al principio se distancia en el tiempo pero luego se vuelva más frecuente y con actividades más fuertes (es el mismo proceso que la droga). Por lo tanto la pornografía lleva a la práctica sexual que exhibe. Esa práctica sexual conduce a acostumbrar al cuerpo al sexo con otras persona que se utilizan como objetos de placer. Ello dificulta la capacidad de amar y hace que la promiscuidad sexual lleve a la infidelidad y esta a las rupturas de un amor.

Es un auténtico drama del que creo que sólo se puede salir con amor (el de Dios y el de alguna persona que nos ayude) y con ayuda.

La soledad y el no poder hablar de estos temas hace que se encierre más uno en sí mismo y retroalimenta el problema.

En las personas católicas practicantes el sentido de la culpa nos puede hundir todavía más. La confesión frecuente y una dirección espiritual de una persona preparada que nos aliente sin decirnos que está bien lo que está mal, ayuda y da fuerzas y esperanzas.

Personalmente me parecía que abusaba de la confesión, que pecaba pensando que como luego me confesaba no pasaba nada. Me daba igual pecar una que 100 veces, es más, incluso buscaba el desahogarme y tocar fondo para así serme más fácil el levantarme y volver a empezar desde cero pero ya sin ganas de sexo por una temporada. Siendo en parte esto cierto, el tema de cierto “abuso” de la confesión, me hizo cambiar de opinión al explicarme el confesor que Dios hasta en eso era Misericordioso, permitiendo por Su infinito amor ese “abuso”.

Cuando pienso en las penas del purgatorio, veo un gran alivio ya que allí no ofenderé más a Dios con mis problemas de castidad.

Otro tema es el de las malas compañías que salen luego cuando uno ha hecho planes de cambio. Y también los recuerdos y la imaginación.

Sé que somos menos libres y por eso nuestra responsabilidad es menor.

¡Adelante con el blog!

Un abrazo lleno de esperanza, ¡yo también pienso que se puede salir!

Artículo publicado originalmente en el blog Porquesepuede

Tags:
adiccionhomosexualidadpornografia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.