Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué hay que hacer para educar bien?

© Achi Raz / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/05/14

Nos falta pasión, para educar con amor y no con ideas; libertad, para no exigir fidelidad; paciencia para aceptar que la vida crece lentamente desde dentro hacia fuera

Todos estamos llamados a ser pastores. Todos tenemos la misión de acompañar a alguien en nuestra vida. Somos padres de familia, padres y madres espirituales, profesores, educadores, jefes en nuestras profesiones, asumimos algún cargo, alguna tarea en la Iglesia.

A todos, en algún momento de nuestra vida, nos toca o nos tocará ser pastores y conducir a otros. Tendremos que ejercer de padres y madres. Tendremos que educar, acoger, acariciar, abrir horizontes, cargar sobre nuestros hombros al más débil, servir desinteresadamente la vida ajena, preguntarnos lo que vive en el corazón de aquellos a los que amamos.

Será nuestra labor reflejar con nuestra vida, con nuestro amor, el rostro paternal de Dios. Miraremos al Buen Pastor para tratar de seguir sus pasos. Por eso no dejaremos nunca de autoeducarnos, para poder así educar mejor.

Intentaremos ser dóciles a Dios, para que Dios haga fecunda nuestra entrega. Parece sencillo cuando se escribe, pero no lo es.

Nos damos cuenta de nuestras debilidades, palpamos nuestra herida, sentimos la fragilidad en nuestra vida.

Nos falta humildad para asumir el papel de estar en un segundo plano. Nos falta pasión, para educar con amor y no con ideas. Nos falta libertad, para no exigir fidelidad y sólo dar sin esperar nada.

Nos falta generosidad para no querer estar en el centro, buscando el aplauso. Nos falta paciencia, para no pretender que la vida crezca con fuerza y rápidamente. Nos falta alegría para no desesperarnos cuando la vida no es como deseamos.

No acabamos de aceptar que la vida siempre crece lentamente, desde dentro hacia fuera. La vida verdadera tiene sus tiempos, sus plazos. No podemos estirar el capullo de la rosa pretendiendo que salga la flor. No podemos forzar la vida esperando que perdure en el tiempo.

La naturaleza es sabia y crece lentamente. Los procesos del alma llevan su tiempo. Todo crece al ritmo de Dios, desde el interior al exterior. Decía el Padre José Kentenich: «La vida sana es vida que crece lenta y orgánicamente. Ciertamente puedo cosechar éxitos con celeridad. Pero algo distinto es que la vida arraigue y crezca con lentitud, con gradualidad. Cuanto más lentamente crezca, tanto más arraigará y crecerá desde dentro»[6].

No educamos con moldes, sino desde la vida. Desde la naturaleza de aquel que Dios nos ha confiado. Ese proceso exige paciencia, tiempo. Y sobre todo exige mucho amor. Porque el amor es lo que nos transforma.

Como decía santo Tomás de Aquino: «Nosotros no somos buenos porque amemos a Dios, sino que es Él, al amarnos, el que nos hace buenos». Así es el amor. Transforma, educa, saca lo mejor de nosotros.

Al amarnos, Dios nos hace mejores. Se conmueve como el pastor ante la oveja perdida. Le conmueve nuestra fragilidad, lo débiles que somos.

Decía santa Teresita de Lisieux: «Lo que le agrada a Dios no son mis deseos de ser mártir sino que ame mi pequeñez y mi pobreza y que confíe ciegamente en su misericordia. El solo deseo de recibirlo basta, pero es necesario consentir en permanecer siempre pobres y sin fuerza, y he ahí lo difícil».

Así es como nos ama el pastor. No va en busca del lobo, porque el lobo no se deja amar desde su poder. Se siente fuerte y no necesita al pastor. Huye de él, no lo quiere, lo ataca.

La oveja, en su debilidad, necesita la fuerza del pastor, sus brazos poderosos, sus piernas ágiles. Sabe que, aunque esté lejos, él va a venir a buscarlo. No va a dejar que caiga en las garras de los lobos.

Queremos ser ovejas, para necesitar al pastor. No queremos ser lobos que no se sienten débiles y no necesitan la ayuda de nadie.

Tags:
amor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.