Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Carta de un cristiano a Europa

© JOSÉ ALFONSO

Alfa y Omega - publicado el 14/05/14

"Sin humanismo cristiano no hay Europa, no existes. ¿Eres capaz de entenderlo?"

Tras hacer entrega a Jaime Mayor Oreja del Premio de Ayuda a la Iglesia Necesitada, el consejero de AIN Jaime Noguera escribe esta carta a su «querida Europa», seriamente amenazada de muerte: «Sin humanismo cristiano no hay Europa, no existes. ¿Eres capaz de entenderlo?»

Querida Europa:

Amor y desamor conviven en mis manos. Confusión a raudales me llega al Mediterráneo salado, azul y cálido que corre por mis venas, con el aroma del pan recién hecho y el perfume del trabajo tranquilo. Te escribo, Europa, desde la duda.

Me gusta la vida, la reflexión abierta, la comunicación de los sentidos, el exabrupto de los sentimientos y, sobre todo, el saber que el hombre es el verdadero destinatario del esfuerzo del hombre que busca a Dios.

Por eso estoy confundido. Jaime Mayor Oreja, al recibir el premio AIN a la defensa de la libertad religiosa el pasado 10 de mayo, nos recordaba que los cristianos somos minoría en Europa y apelaba a que trabajásemos como tales. Somos la conciencia de Europa. Y tenemos que hacer que se nos note. Pero estamos en minoría y en desventaja.

Los cristianos moramos en el lugar donde peregrinan todas las gentes que buscan de verdad el descanso de la paz. En esos lugares hay luz: es una luz espaciosa, limpia, franca; es una luz amable; es una luz generosa; es una luz comunal, porque pertenece a todos, porque nadie quiere apropiársela y porque… no se puede envasar ni homologar ni etiquetar ni vender.

Me sorprende la capacidad que tienes, Europa, de mirar hacia afuera y pontificar acerca de lo que deberían hacer los demás, al tiempo que desconoces una buena parte de tu interior: conoces bien tu bolsillo, conoces bien tu cabeza; pero no conoces tu corazón y te estás quedando sin cara. «Así es mejor», te dices, «pues careciendo de rasgos, no hay por qué preocuparse de la belleza».  Es decir, que a día de hoy (mayo de 2014) no se puede proponer dentro de casa lo que sí se puede decir (bajito, empero) en el exterior. Todo lo que lleve el apellido de cristiano se estigmatiza y se reprueba o rechaza en Europa.

Sé que te gusta la belleza. Te gusta contemplarla, admirarla, poseerla; pero te da miedo sentirla. La compras al peso para guardarla en cajas de caudales, y te equivocas. Tienes una habilidad especial para entender cualquier negociación como una ocasión para, identificada la postura de fuerza más adecuada, provocar la confrontación, ceder lo menos posible y vencer. Por eso nos damos tantos golpes unos a otros. Mientras sigamos construyendo desde los intereses enfrentados y no a corazón abierto, estaremos fabricando una máquina en vez de engendrar un ser. Los seres se engendran en actos de amor. Y, querida Europa, de momento provienes de un acto de desamor.

A este paso no sólo de la belleza, sino de la nobleza vamos a olvidarnos. Los planteamientos contemporáneos ponen los valores al final de las acciones: no están, se van haciendo y dependen de las circunstancias o de los intereses. Los antiguos griegos entendían los valores como algo preexistente a toda acción y que marcaba sus límites. El cristianismo, desde el punto de vista filosófico, construye sobre ello -cristianismo generador de la cultura y vida europeas- y nos habla de la justicia del bien, de los caminos del bien, de la sabiduría que es el amor. El imperio de la razón utilitarista está a punto de cargarse lo que tantos siglos lleva en construcción: la idea de Europa. El relativismo cultural y social que, impregnándolo todo, nos aboca al abandono de los referentes porque nos da miedo que nos tachen de tales o cuáles. ¿Por qué nos estamos volviendo tan cobardes?

Europa, ¿no ves que te estás convirtiendo en una mera imagen virtual? ¿Por qué no quieres hacerte de verdad? Claro que, para ello, es importante recordar que el hombre que cree en Dios está en el centro de tu propia existencia. Sin humanismo cristiano no hay Europa, no existes. ¿Eres capaz de entenderlo?

El hombre no es una mera herramienta. El hombre es el fin de la Creación, el presidente de tus desvelos, el destinatario del esfuerzo del hombre. El hombre es la nación y la patria de Europa y no al revés. Ese es fundamentalmente tu problema. Porque se está construyendo un algo al margen del hombre; porque se está construyendo sobre falsos mitos y no sobre verdaderos principios; porque se está forzando al hombre en beneficio de algunos hombres.


Yo me siento estafado. Mi querida Europa, me da la sensación de llevar varios años soñando con tocar tu fuerza generadora, con besar tus manos libres, con gozar de tu conversación y, sin embargo, hemos estado en manos de unos cuantos jugadores de ventaja, que apostaban con lo que no era suyo y dejaban deudas inmensas en el casino, eso sí, a nombre de otros. ¿Me sigues?

Esos mismos que, cuando ya no tienen argumentos, te dicen que dónde está ese Dios tuyo que permite la guerra y las crucifixiones en Siria o el secuestro de doscientas niñas en Nigeria. Yo he aprendido de Mireille Al Farah, que estudia su doctorado en Barcelona, donde vive exiliada, que es siria y cristiana, que hay que recordar lo que dice el Evangelio, «porque no seréis vosotros lo que hablaréis, sino que el Espíritu del Padre hablará en vosotros» (Mt 10, 20)… y confiar en que el Espíritu Santo responda a lo que nosotros no sabemos responder. De momento, rezo para pedir perdón e implorar ayuda.

Aguardo ansioso a recibir tu contestación. Desde el sabor azul y con la sal en los labios y en las manos, te saludo.

Jaime Noguera Tejedor
jaimenoguera@telefonica.net

Artículo publicado originalmente por Alfa y Omega 

Tags:
cristianismoeuropahumanidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.