Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 24 junio |
San José Cafasso
home iconActualidad
line break icon

¿Por qué Juan XXIII no es declarado Justo entre las Naciones?

© Public Domain

La salle des séances de la Knesset.

Fundación Raoul Wallemberg - publicado el 13/05/14

El Parlamento israelí celebra hoy una sesión extraordinaria sobre el santo Papa Roncalli

El 13 de mayo de 2014 el Parlamento de Israel (Knéset) ha celebrado una sesión extraordinaria y sin precedentes que se dedicará a la memoria y al legado de Angelo Roncalli (Papa Juan XXIII), recientemente canonizado por el Papa Francisco.

Roncalli fue un gran amigo del pueblo judío. Lo demostró en muchas ocasiones históricas.

Como Papa Juan XXIII, entre 1958 y 1963, revolucionó la Iglesia en muchos aspectos, pero su impacto fue mucho más allá del mundo católico. Su contribución al diálogo interreligioso entre católicos y judíos fue incomparable. En su encíclica “Nostra Aetate”, que sirvió como piedra angular de la que surgió el Concilio Vaticano II, -el cual abrió el camino a la creación de una relación franca, abierta y solidaria entre católicos y judíos-, afirma que "el que detesta o persigue a los judíos en realidad perjudica a la Iglesia Católica.”

Incluso fue más allá, mediante la supresión de un comentario ofensivo en contra de los judíos  ("Judíos pérfidos") de la oración del Viernes Santo.

Menos conocido es lo que ha hecho para aliviar la difícil situación de los judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1940, cuando se desempeñó como Delegado Apostólico en Estambul, salió de su camino para ayudar a salvar el mayor número de judíos posible.

Su puerta siempre estaba abierta a los representantes de la comunidad judía anterior al Estado en Palestina, especialmente para Chaim Barlas, que iba a verlo una y otra vez con las numerosas peticiones de ayuda.

Roncalli también intervino para salvar judíos de Eslovaquia y Bulgaria, instando a los líderes de esos países a impedir su deportación y exterminio.

No dudó y utilizó el correo diplomático para enviar documentación de inmigración de vital importancia proporcionada por la Agencia Judía, a su colega el cardenal Angelo Rotta, de Budapest, quien finalmente fue reconocido como Justo por sus acciones para salvar vidas en Hungría.

Por último, pero no menos importante, Roncalli fue una especie de portavoz de los judíos asediados, presentando su situación en un sinnúmero de cartas a sus superiores en el Vaticano.

Después de la guerra, en la víspera de la votación de la resolución 181 de la ONU (Plan de Partición de Palestina), como nuncio en París, Roncalli ayudó al Dr. Moshe Sneh (líder judío en esos tiempos) a reunirse con el entonces Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Domenico Tardini, con una súplica para no interferir con el apoyo esperado de los países de América Latina para el Plan de Partición. Roncalli trabajó duro para organizar la audiencia en Roma e incluso viajó a la capital italiana para asegurarse de que todo saliera según lo planeado. Sneh se reunió con Tardini y, finalmente, la mayoría de los países latinoamericanos votaron a favor o se abstuvieron, allanando así el camino para el establecimiento del Estado de Israel.

Volviendo a sus esfuerzos en tiempos de guerra, la Fundación Internacional Raoul Wallenberg presentó a Yad Vashem en 2011, un grueso expediente denominado "El Dossier Roncalli", con una recopilación exhaustiva de sus hazañas y una fuerte recomendación para que se lo declare Justo entre las Naciones.

Lamentablemente, nuestros esfuerzos no han dado frutos todavía. Mientras Yad Vashem reconoce que Roncalli ha participado en los esfuerzos para salvar vidas, la institución israelí encargada de designar a los Justos entre las Naciones afirma que el "elemento de riesgo no aparece".

De acuerdo con Yad Vashem, para que un diplomático (Roncalli actuó como tal) sea reconocido como Justo, debería haber puesto en peligro su propia carrera en el proceso de salvar a la gente. En otras palabras, debería haber desafiado las órdenes emanadas de sus superiores.

Por supuesto, este no es el caso. Si bien el Vaticano no instó a Roncalli a salvar judíos (la iniciativa era claramente suya), también es claro que él no actuó en contra del mandato de sus superiores.

Dicho esto, si hacemos un análisis de los diplomáticos que sí consiguieron el título de Justos entre las Naciones, se puede concluir que sólo algunos de ellos actuaron en contra de las órdenes expresadas por su gobierno y pusieron sus carreras en peligro; por ejemplo, el brasileño Luis Martins de Sousa Dantas o el portugués Aristides de Sousa Mendes.

La mayoría de los otros diplomáticos reconocidos, entre ellos Frank Foley, Carl Lutz o Raoul Wallenberg mismo, no contravinieron las políticas de sus propios países pero, sin embargo, ellos fueron declarados Justos.

Para estar seguros, Angelo Roncalli es un caso singular y por lo tanto merece, a nuestro juicio, el título de Justo entre las Naciones.

¿Por qué Yad Vashem se niega a reconocerlo? No podemos dar una respuesta precisa. Algunas personas creen que consideraciones políticas sensibles podrían estar detrás de esta negativa.

A pesar de estos obstáculos, creemos que el Papa Juan XXIII debe recibir un título especial por parte del Estado de Israel como representante del pueblo judío. Mientras que la santidad no es una opción en la religión judía, tiene que haber otras posibilidades adecuadas para rendir homenaje al héroe. Una carta oficial o certificado de agradecimiento de Israel, o de Yad Vashem a este noble prelado que tanto hizo para detener el Holocausto nazi de los judíos, como " Distinguido amigo del pueblo judío", constituiría al menos un gesto apropiado de gratitud.

Más allá de convencer a Yad Vashem o no, nos comprometemos a continuar con nuestros incesantes esfuerzos para difundir su mensaje de amor y solidaridad.

Aplaudimos a la Knéset israelí por la celebración de la sesión especial de mañana y exhortamos a Israel, al mundo judío y a todas las personas que aprecian los valores de los salvadores, a mantener vivo su legado.

Eduardo Eurnekian – Presidente
Baruj Tenembaum – Fundador
Fundación Raoul Wallenberg, http://www.raoulwallenberg.net/

Tags:
holocaustoisraeljuan xxiiijudaismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.