Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Para ser santo hay que ser pequeño, no héroe

HAPPINESS

Di Yuganov Konstantin|Shutterstock

Radio Vaticano - publicado el 09/05/14

¿Qué significa que la Iglesia es santa? Lo explica en una homilía en la Casa Santa Marta

Los santos no son héroes, sino pecadores que siguen a Jesús por el camino de la humildad y de la cruz, y así se dejan santificar por Él, porque nadie se santifica a sí mismo. Lo dijo el papa Francisco en la homilía en la Misa presidida en la Casa Santa Marta el 9 de mayo de 2014.

Partiendo de la lectura que relata la conversión de san Pablo, que de enemigo de la Iglesia se convirtió en santo, el Papa explicó qué se entiende cuando decimos que “la Iglesia es santa”.

“¿Pero cómo puede ser santa si todos nosotros estamos dentro? Aquí somos pecadores todos. ¡Es santa la Iglesia! Nosotros somos pecadores, pero ella es santa».

«Es la esposa de Jesucristo y Él la ama, Él la santifica, la santifica cada día con su sacrificio eucarístico, porque la ama tanto».

«Y nosotros somos pecadores, pero en una Iglesia santa. Y también nosotros nos santificamos con esta pertenencia a la Iglesia: somos hijos de la Iglesia y la Madre Iglesia nos santifica, con su amor, con los Sacramentos de su Esposo”.

En sus cartas, “san Pablo –recuerda el Papa– habla a los santos, a nosotros: pecadores, pero hijos de la Iglesia santa, santificada por el Cuerpo y la Sangre de Jesús”.

“En esta Iglesia santa el Señor elige a algunas personas para hacer ver mejor la santidad, para hacer ver que es Él quien santifica, que nadie se santifica a sí mismo, que no hay un curso para hacerse santo, que ser santo no es hacer el faquir o algo por el estilo…».

«¡No! ¡No lo es! La santidad es un don de Jesús a su Iglesia y para hacer ver esto Él elige a personas en las que se ve clara su obra para santificar”.

En el Evangelio – observa el Papa – hay muchos ejemplos de santos: está la Magdalena, de la que Jesús había expulsado siete demonios, está Mateo, “que era un traidor de su pueblo y cogía el dinero para darlo a los romanos”.

«Está Zaqueo y tantos otros que hacen ver a todos que hacen ver a todos cuál es “la primera regla de la santidad: es necesario que Cristo crezca y que nosotros disminuyamos. Es la regla de la santidad: la humillación nuestra, para que el Señor crezca”.

Así, Cristo elige a Saulo, que es un perseguidor de la Iglesia: “pero el Señor lo espera. Le espera y hace sentir su poder”.

«Saulo “se vuelve ciego y obedece” y de grande que era “se hace como un niño: ¡obedece!”. Su corazón cambia: “¡es otra vida!”.

«Pero Pablo no se convierte en héroe –explica el Papa– porque él, que había predicado el Evangelio en todo el mundo “termina su vida con un pequeño grupito de amigos, aquí en Roma, víctima de sus discípulos”.

“Una mañana fueron a él 3-4-5 soldados”, “se lo llevaron y le cortaron la cabeza. Sencillamente. El grande, que había ido por todo el mundo, acaba así”. “Disminuye, disminuye, disminuye…”.

“La diferencia entre los héroes y los santos –afirma Papa Francisco– es el testimonio, la imitación de Jesucristo. Ir por el camino de Jesucristo, el de la cruz».

Y muchos santos “acaban muy humildemente. ¡Los grandes santos! Yo pienso –afirma el Papa– en los últimos días de Juan Pablo II… Todos lo hemos visto”.

JAN PAWEŁ II
Pope John Paul II/agefotostock/East News

“No podía hablar, el gran atleta de Dios, el gran guerrero de Dios acaba así: anonadado por la enfermedad, humillado como Jesús».


TIMOR LESTE

Te puede interesar:
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir

«Este es el recorrido de la santidad de los grandes. También es el recorrido de nuestra santidad. Si nosotros no nos dejamos convertir el corazón en este camino de Jesús – llevar la cruz todos los días, la cruz ordinaria, la cruz sencilla – y dejar que Jesús crezca; si no vamos por este camino, no seremos santos».

«Pero si andamos por este camino, todos nosotros daremos testimonio de Jesucristo, que nos ama tanto. Y daremos testimonio de que, aunque somos pecadores, la Iglesia es santa. Es la esposa de Jesús”.

Tags:
humildadpapa franciscosantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.