Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Ceada
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es posible amar a través del cumplimiento de unas normas?

Traction Media

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/05/14

Jesús nos pide que amemos hasta dar la vida, pero no es tan sencillo: el amor tiene sus peligros

A veces vamos por la vida cumpliendo normas, respetando límites, haciendo lo que esperan de nosotros. Nos da miedo fallar, que nos multen, que nos castiguen o regañen. Perder el cariño de alguien, recibir críticas en lugar de elogios, que nos tachen de incumplidores cuando no satisfacemos expectativas. Que nos olviden y dejen de considerarnos. Que nos pongan en una lista negra o de invisibles, que es casi lo mismo. Así es muchas veces. Tratamos de cumplir, de llegar a un mínimo, de cubrir lo exigido.

Pero nos olvidamos de la magnanimidad. El alma se empobrece y no aspiramos a lo más grande. No hacemos las cosas por amor, por generosidad, sino por cumplir.Por eso nos gusta que nos marquen los límites del campo, que nos digan lo que tenemos que hacer y lo que no corresponde.

¿Cuánto tenemos que dar, sin exagerar, sin llegar al máximo? ¿Hasta dónde podemos llegar sin caer en el pecado, sin ofender a Dios ni al hombre? ¡Cuánta seguridad nos da saber bien los límites, conocer las barreras que no podemos franquear en ningún caso!

Vivimos bordeando los límites. Rozando el riesgo. Mucha gente se incomoda si los límites no están claros. Y viven la vida tratando de no incumplir, de no pecar, de no infringir normas. Así es triste vivir. El horizonte se vuelve estrecho, sin vida, sin luz.

Algunos que seguían a Jesús, porque tenían hambre, le preguntan inquietos: «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?». Juan 6,22-29. Nos gustaría saber siempre qué tenemos que hacer. Y nos da miedo caminar por el campo abierto, tolerar la cizaña junto al trigo, permitir que podamos confundirnos, cometer errores, caer, ser acusados.

Nos da miedo no hacer siempre lo que Dios quiere. Somos los peores jueces con nosotros mismos. No nos permitimos licencias. Nos falta misericordia ante las caídas.

Tal vez por eso nos gustan las ovejas. Seguras en un recinto. No temen. No se preguntan qué pueden hacer y qué cosas no. Sólo obedecen al pastor, siguen su voz, se atienen a lo mandado.

¿Qué tenemos que hacer, hermanos? Es la pregunta que nos saca de la incertidumbre, del miedo, de la duda. Decía el Papa Francisco: « ¿Amamos, como quiere Jesús, a aquellos hermanos y hermanas más necesitados? ¿Me ayuda a reconocer en ellos el rostro de Jesús?». Seguimos sus pasos y su camino no es seguro. Y en ese camino nos damos cuenta de los riesgos.

Podemos equivocarnos, podemos no llegar a hacer lo que Dios quiere, podemos amar y no hacerlo todo correctamente. Sabemos que Jesús nos pide que amemos hasta dar la vida. Pero no es tan sencillo. El amor tiene sus peligros.

Decía el Padre José Kentenich: « ¿Dónde existe en el mundo entero alguna cosa que el hombre, dotado de libertad y cargado con el lastre del pecado original, esté en condiciones de tomar en sus manos sin peligro alguno? Eso vale especialmente cuando se trata de transitar por territorios nuevos en la medida original en que lo hacemos nosotros. No en vano se habla del riesgo o de la aventura del amor»[1].

Es la aventura del amor. De ese amor humano que Dios ha sembrado como un deseo y como una promesa en el corazón del hombre. Nos ha hecho capaces de amar. Capaces de dar la vida por amor. Pero, ¡qué difícil resulta aprender a amar bien! ¿Hasta dónde? El cuerpo y el alma se unen en la entrega.

No tenemos que ver siempre el límite en todo. No podemos vivir siempre temiendo la caída. No podemos cultivar nuestra relación conyugal separando los campos, el alma y el cuerpo. Estamos llamados a integrar, a unir.

Le pedimos a Dios que armonice en nosotros lo que humanamente nos parece imposible. Dios puede ayudarnos a amar bien. En María se unen perfectamente naturaleza y gracia. Ella, sin pecado, supo amar integrando. No separó, unió. ¡Qué paz tendríamos en el corazón si hubiera más armonía en nuestros amores!

Le pedimos a Ella, en este mes de las flores, que eduque nuestro corazón. Que eduque esos sentimientos que nos entristecen, esas tentaciones que nos alejan del ideal. Le suplicamos que se quede en nuestro corazón y lo haga suyo.

Ella es llamada en la tradición de la Iglesia la divina Pastora. Porque ella pastorea también nuestras vidas. Se preocupa por nosotros. Nos cuida, nos ata a su corazón de Madre, educa nuestro mundo interior tan caótico. Ella pone orden en el desorden y hace que seamos magnánimos en la entrega.


[1] J. Kentenich,
Carta al P. Menningen, 1956

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
6
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
7
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.