Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué quiere decir que Dios es infinito?

PERSEIDS

Shutterstock | marcin jucha

Aleteia Team - publicado el 08/05/14

Como nuestra inteligencia viene de Dios que es la primera causa de todas las cosas, nuestro intelecto, siendo finito no podría pensar en algo mayor que Dios

Cierto día, después de la misa, una religiosa fue abordada por una niña que le indagó:

– ¿Cuántos años tiene Dios?

Al depararse con una pregunta tan inusitada, no tuvo tiempo para responder, pues la propia niña la interrumpió:

– Ah, ya sé. Él es infinito, ¿no?

Concordando, la otra buscó explicarle que Dios es siempre lo mismo, sin comienzo ni fin.

– ¿Pero, cómo? ¿Él no nació? – interrogó nuevamente la pequeña.

– No. Dios no nació -continuó la religiosa– Él siempre existió. Dios no puede ser puesto en el tiempo. No tuvo comienzo ni tendrá fin.

De hecho, preguntas como esas pueblan nuestra inteligencia cuando pensamos en Dios. Al contemplar, en una noche de verano, el sol que baja sus últimos rayos, pintando y coloreando las montañas, y de a poco, dando paso a la bóveda celeste, cargada de millares de estrellas, planetas y astros que van ascendiendo aquí, allá y acá, podemos, también, cuestionar: ¿quién los creó?

O todavía, estando en la playa, viendo el número incalculable de granos de arena y la inmensidad del mar, con sus olas, a veces calmas a veces revueltas, que no sobrepasa sus límites, a no ser en casos excepcionales, -como en tsunamis o maremotos- en una verdadera disciplina, pensar que siendo el universo tan ordenado, tan inmenso y casi sin límites tiene que haber un Ser superior a todo eso, el cual creó, mantiene, gobierna y tiene todo debajo de su mirada.

¿Cómo es Él?

El salmo nos responde: «Antes que se formasen las montañas, la tierra y el universo, desde toda eternidad vos sois Dios» (Sl 89, 2). «Vos permanecéis el mismo y vuestros años no tienen fin» (Sl 101, 28). Es Aquel que subsiste por sí, –Ipsum esse subsistem– lo que es, era y siempre será, que no tuvo comienzo ni tendrá fin, Aquel el cual el universo no puede contener: Dios infinito.

En efecto, bien nos explica santo Tomás que todas las cosas creadas son de naturaleza finita, pues son determinadas por la esencia de algún género.

Si comparamos una cosa blanca, ella puede ser más o menos blanca, una grandeza sigue a otra y puede ser más perfecta. Al contrario, en Dios, la esencia y existencia se confunden, siendo una y única, y Él no pertenece a ningún género; antes, su perfección contiene las perfecciones de todos los géneros; de ahí ser Dios infinito.

Y, así como el sol que durante el día brilla e ilumina todos los lugares en que incide sobre la tierra, así Dios está en todas partes, en los espacios vacíos, en el interior de cada ser. Él está presente en todo y todo está dentro de Él. Dios, que no tiene cuerpo, no tiene tamaño, es inconmensurable y sin fin.

El infinito no puede ser comprendido por nuestra razón limitada. Como dice un proverbio alemán: «Nunca entenderás lo que es Dios, a no ser que seas Dios».

Pues como afirma el Doctor Angélico, el efecto no puede ir más allá de su causa. Como nuestra inteligencia viene de Dios que es la primera causa de todas las cosas, nuestro intelecto, siendo finito no podría pensar en algo mayor que Dios.

Crezcamos en el deseo de encontrarnos con nuestro Creador, Bienhechor y Redentor y preparémonos para conocer todas las maravillas que Él, en su inmenso amor, nos tiene preparado. «Grande es el Señor, y muy digno de alabanza, y su Grandeza no tiene límites». ( Sl 144,3)

Por la Hna. Rita de Kássia C. D. da Silva, EP.

______

SANTO TOMÁS DE AQUINO. Cont. Gent. I. c.XLIII, 1
FRANCISCO SPIRAGO. Catecismo en exemplos. Trad. Dr. D. Carlos Cardó. 2 ed. Barcelona: Políglota 1993, p. 104-105
SANTO TOMÁS DE AQUINO. Cont. Gent. I. c.XLIII, 9.
Artículo publicado originalmente por Gaudium Press 

Tags:
dios
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.