Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconA Fondo
line break icon

El sentido común del Papa Francisco puede cambiar la historia de Israel

© ServizioFotograficoOR/CPP

Alver Metalli - Tierras de América - publicado el 05/05/14

Skorka y el musulmán Abboud acompañarán a su compatriota a Tierra Santa

Viaja Abraham Skorka y junto con él, el musulmán Omar Abboud. El rector del seminario rabínico latinoamericano y el ex secretario general del Centro islámico de la República Argentina acompañarán al Papa a Tierra Santa. Un viaje largamente deseado. Ambos argentinos, ambos amigos de vieja data de Bergoglio, ambos protagonistas de un espacio de diálogo interreligioso made in Argentina que hoy es modelo para la Iglesia universal. “Es una parte de nuestra identidad nacional, un fruto cultivado desde la voluntad de diversos dirigentes y líderes religiosos”, hace notar Abboud, quien reconoce “el impulso central del entonces cardenal Bergoglio “para crear espacios donde construir una cultura del encuentro”.

Es una referencia al Instituto de Diálogo del que personalmente forma parte. “Somos una de las pocas ciudades del mundo donde la convivencia religiosa se ha desarrollado de la manera que podemos ver”. Por su parte, Skorka recuerda que en la primera visita a Roma, poco después de la elección y cuando ya empezaba a perfilarse la idea del viaje, el nuevo Papa hizo referencia a lo que se había hecho en Buenos Aires: “Nuestra amistad (…) es la prueba de que el dialogo entre religiones y seres humanos es posible”. De la iniciativa de Bergoglio –confirma Skorka- nació aquella historia de atención y de respeto que unió a los líderes islámicos y  judíos y que ahora lleva a Israel dos representantes de ambas realidades. “Hemos hecho muchas cosas juntos –recuerda Skorka-. El Papa es un amigo sincero del pueblo judío”.

“Acompañar a Su Santidad a Tierra Santa es para mí un altísimo e inesperado honor”, le hace eco Omar Abboud, quien no desprecia el trabajo en las villa miserias de Buenos Aires de los curas de Bergoglio. “Emoción” y “responsabilidad” son las palabras que Skorka usa en la entrevista de Tierras de América al comentar la decisión de incluirlo en la comitiva papal. Emoción por el honor, responsabilidad por la oportunidad de “ayudar al Papa a transmitir mensajes y señales relevantes para la paz”. Acaba de escribir para el diario argentino La Nación un elogio de los dos Papas santos. “Siendo nuncio en Estambul, Angelo Roncalli, luego Juan XXIII, desplegó denodados esfuerzos para salvar judíos. Karol Wojtyla, luego Juan Pablo II, tuvo un compromiso significativo para con los perseguidos judíos. Fueron seres que iluminaron la senda de muchos otros. Entre ellos, el actual papa Francisco”.

Tanto el rabino argentino como el imán islámico son conscientes de que el momento es delicado y la situación no es la misma que cuando se anunció el viaje a Tierra Santa.

En los últimos meses se ha producido el acercamiento entre Abu Mazen y Hamás -que precisamente se formalizará en los días de la llegada del Papa a Israel-, así como el endurecimiento de la posición de Israel y su decisión de suspender las conversaciones de paz con los palestinos. Un clima que cargará de connotaciones políticas cada uno de los gestos y  palabras que se pronuncien. “El desafío es mayor”, comenta Skorka. “La actitud del Papa será conciliadora, prudente, orientada a suscitar sentimientos de confraternidad más allá de cualquier contingencia”. Está en juego un largo tramo de futuro, observa. “Lo que pide la historia es una superación”. Confía “en el afecto que el Papa sabe transmitir, en su capacidad para desarmar los odios, para ir a lo esencial”.

Al mismo tiempo, entre el anuncio del viaje papal tras las huellas e Pablo VI y el viaje que se acerca, están las palabras inéditas del Presidente de la Autoridad palestina, quien definió el genocidio de los judíos durante la Segunda Guerra mundial como “el crimen más atroz” de la era moderna. Es la condena más fuerte que haya hecho sobre este tema un Presidente palestino, criticados en el pasado por haber expresado dudas sobre la magnitud de la masacre de judíos. El valor de las palabras pronunciadas no escapa a Skorka: “Son las expresiones sensatas y valientes que cambian el curso de la Historia”.

Artículo publicado originalmente por Tierras de América  

Tags:
hebreosislampapa franciscotierra santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.